El Poder Judicial de Nicaragua establece condenas a los femicidas de acuerdo a cuan mediáticos e indignantes sean los casos en los que estén involucrados, y no conforme a lo establecido en el Código Penal, lamenta la socióloga María Teresa Blandón.

En los casos que causan m√°s rechazo en la poblaci√≥n, los femicidas tienden a tener mayores condenas. ‚ÄúEn un pa√≠s donde el Poder Judicial est√° tan desacreditado por falta de independencia, hay una necesidad de utilizar estos casos para hacer creer a la ciudadan√≠a que realmente est√°n aplicando la justicia a las mujeres y ni√Īas v√≠ctimas de esta violencia‚ÄĚ, se√Īala Bland√≥n.

Lee: Mar√≠a Alc√°ntara: ‚ÄúEn la violencia vicaria el agresor ataca a sus hijos o hijas para causar dolor a la madre¬Ľ

Pero al mismo tiempo que a esos femicidas les ponen condenas altas, a los casos de femicidas que no est√°n en el ojo p√ļblico, las condenas son rebajadas.

‚ÄúHay que evaluar qu√© tanto el Poder Judicial est√° actuando conforme a lo que dice el C√≥digo Penal. Porque no puede ser que la aplicaci√≥n de penas tenga que ver con los casos que son m√°s o menos famosos. Esto es contrario a la ley. La ley establece claramente c√≥mo se tienen que tipificar los asesinatos atroces y dentro de estos los femicidios‚ÄĚ, explica la soci√≥loga.

Esto se refleja recientemente con los femicidas Alfredo Lara y Alison Salgado, quienes asesinaron a las hermanitas de 7 y 10 a√Īos en el barrio Ciudad Bel√©n, Managua el pasado 2 de septiembre. La Fiscal√≠a solicit√≥ para ellos prisi√≥n perpetua y 100 a√Īos de c√°rcel el pasado 13 de diciembre.

Mientras que ese mismo d√≠a, Ren√© Maltez, quien asesin√≥ a su pareja Cheyling Mungu√≠a en junio del a√Īo pasado, le rebajaron condena de 30 a√Īos a 25 a√Īos, luego que su abogada defensora apel√≥ la sentencia condenatoria ante el Tribunal de Apelaciones.

La apelaci√≥n fue justificada con ¬ęatenuantes a favor de su defendido¬Ľ, tales como declararse culpable en el juicio y no tener antecedentes penales; pese a que la Fiscal√≠a hab√≠a reconocido que el crimen ¬ęse cometi√≥ con sa√Īa y alevos√≠a¬Ľ.

La condena de 30 a√Īos de Maltez ten√≠a menos de un a√Īo de haber sido establecida, ya que fue impuesta el 12 de enero de este a√Īo. Actualmente Maltez realiza trabajo comunitario dentro del Sistema Penitenciario para tener a su favor la rebaja de su sentencia.

Cheyling Mungu√≠a de 21 a√Īos estudiaba Medicina en la UNAN-Managua.

‚ÄúAhora mismo, el caso del muchacho que asesin√≥ a una joven m√©dica, lo llevaron a apelaci√≥n y el Tribunal de Apelaci√≥n le redujo la pena. Le redujeron la pena a un hombre que ni siquiera tiene dos a√Īos de c√°rcel, y ya le est√°n dando el beneficio del trabajo comunitario. Ah√≠ ves que no hay una aplicaci√≥n aut√©ntica del C√≥digo Penal para este tipo de delitos‚ÄĚ, explica Bland√≥n.

Bland√≥n se√Īala que el establecimiento de penas altas tambi√©n son una forma de enga√Īar a la poblaci√≥n, ya que dentro de las liberaciones masivas de presos bajo el r√©gimen de convivencia familiar, se encuentran femicidas que no han cumplido ni siquiera el 50 por ciento de sus condenas.

Tambi√©n: Violencia machista arrebat√≥ la vida a 57 mujeres y ni√Īas en lo que va de 2022

Solo en 2020, la Red de Mujeres Contra la Violencia identific√≥ a m√°s cinco hombres femicidas, golpeadores y violadores con condenas de 15 y 20 a√Īos¬† que fueron liberados sin cumplir la mitad de la condena. Organizaciones feministas se√Īalan que la cifra en estos dos a√Īos ha aumentado.

Por otra parte, una cantidad importante de hombres que han cometido femicidio o intentos de femicidio no han sido capturados, y los casos quedan en la impunidad. Por lo que no se le garantiza justicia a las familias de las víctimas.

Impunidad favorece a los femicidas

La rebaja de condenas; las liberaciones sin cumplimiento de las sentencias; y el establecimiento de penas sin conformidad a la ley, benefician a los agresores de mujeres y les violenta el derecho a la justicia a las familias de las víctimas, indica Blandón. Dado que la privación de la libertad de los femicidas es una forma de resarcimiento a las familias.

‚ÄúCuando un criminal comete un acto tan b√°rbaro, las familias y la propia comunidad reclama justicia, en el entendido de que esos cr√≠menes no deben quedar en la impunidad, porque la impunidad favorece a los agresores. Si hay agresores que quedan impunes, habr√° otros que dicen: ‚Äúsi puedo cometer este crimen y no voy a pagar por esto, por qu√© no?‚ÄĚ. Y le dan rienda suelta a la violencia m√°s primitiva y m√°s b√°rbara‚ÄĚ, expresa.

También: Femicidas en Nicaragua son cada vez más jóvenes

‚ÄúEncima del terrible duelo que supone que asesinen a tu hija, hermana o tu madre, (las familias) ven que el Estado les abandona y se pone del lado de los femicidas. Eso es muy duro. Incrementa el dolor y hace que se prolongue un asesinato atroz como los femicidios‚ÄĚ, contin√ļa.

La rebaja de condenas y la liberación de los femicidas también ponen en peligro a las propias familias y a las mujeres, ya que los expone a sufrir un nuevo ataque de estos agresores.

Perfil del autor
La Lupa Nicaragua