A tres años de la insurrección cívica y el inicio de una represión sangrienta por parte de la dictadura de Daniel Ortega y Rosario Murillo, las Madres de Abril siguen exigiendo justicia por los 328 asesinados durante las protestas de 2018.

Josefa Meza, madre de Jonathan Morazán, asesinado el 30 de mayo de 2018, y Lizeth Dávila, madre de Álvaro Conrado, adolescente asesinado el 20 de abril de ese mismo año, afirman que la impunidad sigue reinando en Nicaragua, donde el sistema judicial es un instrumento del régimen, que ha impedido investigaciones transparentes sobre la brutal masacre.

“Debemos seguir en resistencia, exigir que haya justicia, no queremos más dictadura. No volvamos a repetir los errores del pasado y darle oportunidades a la juventud para evitar repetir lo mismo. La historia y la verdad debe salir a la luz, que quede registrado en la historia y que no haya más repetición de que un gobierno masacre a su propio pueblo ”, demanda Meza.

Para ella, abril dejó una huella imborrable en su vida, heridas que aún están en proceso de curación, pero que no cicatrizarán hasta que no haya justicia.

“Nuestra vida cambió totalmente, sabemos que en las condiciones actuales del país no permite que encontremos la justicia que necesitamos, por eso debemos seguir luchando para que se vaya esta dictadura para que luego haya reparación de los daños y juzgar a los responsables”, declara Meza.

Te puede interesar: Madres de Abril realizan gira internacional para exigir justicia

Dávila destaca que estos tres años de lucha del pueblo nicaragüense ha dejado mucho luto en el país, pero que se debe seguir de pie.

“En abril se derrumbó mi vida, me arrebataron lo más bello que una mujer tiene  como es un hijo. Me duele tanto no tenerlo  me lo asesinaron  injustamente  y es por eso que no descansaré yo soy su voz y la alzare donde pueda y sea necesario para saciar mi sed de justicia”, confiesa Dávila.

Exigen a la oposición unidad y no impunidad

La Asociación de Madres de Abril (AMA) no apoyará “a ningún candidato o candidata que promulgue la impunidad y tampoco avalaremos un proceso electoral sin las condiciones necesarias”, declararon en un pronunciamiento en días recientes.

“A mi parecer esta difícil sin una verdadera y confiable reforma electoral unas elecciones justas y transparentes con una verdadera unidad, porque solo con un solo bloque opositor y juntos lo lograremos, pero nada es imposible para Dios”, opina Dávila.

Las Madres de Abril también han llamado a la unidad y a que la oposición demuestre que realmente escucha las demandas del pueblo. 

También: Tamara Morazán: “Las Madres de Abril luchamos contra la impunidad”

“Debe haber unidad. Dejar a un lado intereses personales y recordar el objetivo de la lucha por la que nuestros jóvenes salieron a las calles recordar que ellos soñaban por un país donde hubiera justicia libertad y democracia”, dice Meza.

La madre de Álvaro y Jonathan son  directas y claras en sus exigencias a la oposición, en la que no se puede negociar ni la libertad, ni justicia con el régimen, pues dejaría en la impunidad los crímenes cometidos por Ortega y Murillo.

“No queremos impunidad, queremos que los culpables paguen”, sentencian.

+ posts

La Lupa es un medio con perspectiva de género y derechos humanos que surgió en mayo de 2019.