En noviembre y diciembre el sector caerá 6,1% por la crisis económica que vive el país. En total, las ventas en esa temporada serán de US$950 millones, de acuerdo con estimaciones independientes.

El sector comercio y servicios de Nicaragua se acerca a la temporada más alta del año con pesimismo, propio de una economía en recesión. Según la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (Funides), las ventas entre noviembre y diciembre decrecerán 6,1% , respecto al mismo período de 2018, por lo que la merma representará aproximadamente US$62 millones.

Las estimaciones del centro de pensamiento precisan que este sector combinado, uno de los más importantes de la economía, logró en 2018 ventas por US$1,012 millones, sin embargo para este año prevé que alcance  US$950 millones.  “La recesión afectarán el comportamiento del consumidor, en fin de año, y lo vamos a ver que las ventas serán mucho menores que a las de 2018”, señalan economistas.

Los números del Banco Central de Nicaragua (BCN) indican que la actividad  comercial de bienes y servicio en noviembre y diciembre de 2018 fue de C$33,300 millones, y este 2019 será de C$33,450 millones, que al tipo de cambio de hoy serían US$995 millones. La estimación oficial supera por US$45 millones a la de Funides.

“Son montos realmente grandes los que ocurren para esta temporada y también la actividad económica como tal refleja eso en todas las estadísticas, en las estadísticas de los negocios, en las estadísticas nacionales y ya en las estadísticas personales”, anunció Ovidio Reyes, presidente del BCN en un programa de televisión en un canal propiedad del régimen.

CRISIS Y DESEMPLEO

Lo cierto es que el consumo se reducirá como consecuencia de la crisis y el alto desempleo que aqueja a miles de nicaragüenses desde 2018. Las divisiones del sector comercio y servicios más afectados serán transporte y comunicaciones y comercios que perderán US$20 millones y US$18 millones respectivamente, en comparación a ventas de 2018.

También hoteles y restaurantes registrarán pérdidas por US$17 millones, mientras que en intermediación financiera será de US$8 millones. Despacho 505 contactó vía WhatsApp a la presidenta de la Cámara de Comercio y Servicios de Nicaragua (CCSN) Carmen Hillemprandt, para consultarle por el comportamiento del sector, pero no respondió a los mensajes.

Antes los números rojos, el régimen se ha empecinado en revivir a la economía con estrategias de compras, como la presentada la semana pasada por una comisión interinstitucional, para incentivar a los nicaragüense a consumir en la temporada navideña. La iniciativa oficial está dirigida a activar el consumo y la creación de actividades para promover el turismo interno.

“Esta estrategia va para los que tienen suerte de tener recursos, es decir a los que reciben remesas y tienen aún empleo, y podrían dinamizar un poco el consumo, pero a nivel de sociedad difícilmente tendrá un impacto en la tendencia de caída de la economía. La mayor parte de las  personas están priorizando la comida, pagar deudas y muy difícilmente se van a recuperar otros sectores que anteriormente generaban un cierto dinamismo, como la construcción”, dijo a este diario el economista Luis Murillo.

Funides ha informado que el consumo, que representa el 85,2% del PIB, caerá este año 6,6% asociado a la disminución de la actividad comercial y el crédito del consumo. La banca ha disminuido todos los créditos de consumo, y a junio de 2018 los desembolsos para vehículos, personales, comerciales y tarjeta de crédito bajaron 32%, 29%, 26% y 16%, respectivamente. “La dificultad de otorgar créditos es una de las limitaciones que persiste en la banca”, señala el centro de pensamiento.

CIRCULANTE POR AGUINALDO, ESTANCADO

Aún cuando las proyecciones económicas son negativas para todos los sectores económicos, el Banco Central de Nicaragua (BCN) continúan brindando estimaciones que lejos de ser positivas, resultan más  bien inverosímiles. Este marte el presidente emisor, Ovidio Reyes, informó en un programa de televisión de un canal oficialista que C$11,000 millones circularán en el país por pago de aguinaldo.

“Y ese aguinaldo fluye a toda la economía y la dinamiza, genera todas las festividades que nosotros ya conocemos. Eso comienza más o menos como el 10 de noviembre comienza a generarse la corriente, no los aguinaldos, los aguinaldos se empiezan a pagar a finales de noviembre, pero como ya la economía se empieza a preparar para ese momento empieza la corriente a fluir”, agregó el funcionario del régimen.

El funcionario público brindó una estimación similar a la de 2018 sin contar que el desempleo se ha profundizado en el país. En ese año, los despido provocaron que el aguinaldo se redujeran en 4,6%, es decir que en el país dejó de circular C$539,7 millones. Se movieron aproximadamente C$11,000 millones, muy por debajo de los C$11,540 millones de 2017.

De acuerdo con datos recogidos por la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (Funides), a marzo de 2018 la salida de afiliados del Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS) alcanzó 140,961, lo que representó una disminución de 15,7%.  Además, ha proyectado que al término de este 2019, entre 66,000 y 98,000 ciudadanos habrían quedado sin sus puestos de trabajo, aumentando a  entre 244,000 y 276,000 el número total de personas que estarían sin empleo a raíz de la crisis.

“La cantidad de aguinaldo para este año no va a ser la misma que la de 2018, continúa el desempleo aumentando, aún cuando las cifras oficiales son escuetas y mantienen un bloqueo informativo muestran que ya hay más personas saliendo de la Seguridad Social, que es la principal fuente de aguinaldo, después están los trabajadores informales que obtienen aguinaldo, pero el grueso viene del sector formal”, explica un economista de Funides.

En lo único en lo que el régimen podría atinar es en el crecimiento de la remesas, el único indicador que registra crecimiento. Para la temporada navideña, el BCN estima que entren al país US$270 millones, US$15 millones más que en el mismo período de 2018. “Las personas fuera del país saben que esta es una temporada activa y de gastos y por lo tanto remiten más recursos”, expuso Reyes.

Economistas de Funides explican que el año pasado las remesas mostraron crecimiento en la temporada noviembre – diciembre. “las remesas siguen aumentando, se mantienen sólidas, crecerán 10%, y esto es fundamental porque las remesas se han mantenido como el pilar que no caído en la economía, es el pilar de los hogares en esta crisis”, sostiene el especialista.

+ posts

La Lupa es un medio con perspectiva de género y derechos humanos que surgió en mayo de 2019.