Al menos 30 profesores han fallecido con síntomas de COVID-19 a nivel nacional, mientras el régimen de Daniel Ortega se niega a cancelar las clases, denunció la Unidad Sindical Magisterial.

El profesor de matemáticas Gabriel Putoy, exreo político y ahora exiliado asegura que desde abril de 2018 no hay nada que celebrar en su gremio.

“Los maestros no tenemos nada que celebrar, estamos de luto por todos los maestros que murieron durante la represión de abril, y por los docentes que han muerto en esta pandemia del COVID-19 por la irresponsabilidad del Gobierno, ya vamos llegando a más 30”, manifestó Putoy.

La Unidad Sindical Magisterial, ha confirmado la muerte de al menos 30 docentes fallecidos, así como decenas de secretarias, conserjes y personal de seguridad que en estos momentos presentan síntomas de COVID-19, y supuestamente no tienen acceso a las pruebas para confirmar si tienen o no el virus.

Desde el sindicato lamentan que “la decisión irresponsable de no cerrar las escuelas públicas expone a más de 45 mil docentes y 1.2 millones de estudiantes de 10 mil escuelas”, a contagiarse de la pandemia.

De acuerdo con Putoy, la insensatez de esta dictadura de no querer que los docentes “acatemos las medidas sanitarias que ha brindado la Organización Panamericana de la Salud (OPS) y la Organización Mundial de la Salud (OMS)”, es la razón por la cual han fallecido muchos maestros, ya que se tienen necesidad de mantener sus empleos debido a la situación económica que muchos enfrentan.

“Los docentes en el exilio estamos con ustedes maestros que están siendo reprimidos, y sus derechos están siendo violentados por la dictadura (Daniel) Ortega y (Rosario) Murillo, pero no somos el único gremio hay muchos más y toda Nicaragua está en resistencia y eso nos debe llenar de fortaleza docentes de que pronto seremos una Nicaragua libre”, expresa el maestro.

Para Putoy la situación del docente en el exilio es precaria, sin embargo, el maestro es innovador, emprendedor, y eso lo han desarrollado durante la estadía en el exilio, “esperamos que esto pronto termine y que retornemos a nuestro país donde nunca nos debieron de haber sacado”.

“Como docentes hemos reclamado a lo que por ley tenemos derecho, nuestras reivindicaciones sociales, nuestra liquidación, nuestro salario, que nos robaron durante caímos presos, han violentado la ley de carrera docentes”, afirma.

El maestro exreo político

Gabriel Putoy, se unió a la lucha en abril de 2018, porque “pensar distinto no es un crimen, porque los docentes nunca han sido indiferentes al dolor de sus hermanos”. Es originario de Monimbó, Masaya.

Estuvo diez meses preso en el centro penitenciario Jorge Navarro, mejor conocido como La Modelo, desde hace seis meses está exiliado, ya que en diciembre del año pasado intentaron volver a arrestarlo.

“El magisterio siempre ha estado presente en todos los capítulos de la historia de Nicaragua, como docentes hemos estado durante todas las revoluciones que se han dado en el país, hemos puesto nuestro granito de arena en pro de la libertad, de la democracia y la justicia. Estamos en resistencia, sigamos en resistencia, no permitamos que esa antorcha se nos apague”, concluyó el maestro.

+ posts

La Lupa es un medio con perspectiva de género y derechos humanos que surgió en mayo de 2019.