En dos meses el régimen de Daniel Ortega han dirigido 404 delitos contra la libertad de prensa y acceso a la información pública, según el informe presentado este lunes por la organización de Periodistas y Comunicadores Independientes de Nicaragua (PCIN).

En el documento, que abarca del 16 diciembre de 2019 al 29 de febrero de 2020, se documentaron 60 casos de violencia contra periodistas en el ejercicio de su profesión.

Algunos de los departamentos donde más fueron violentados los derechos de los comunicadores son: Managua, Masaya, Carazo, Madriz, Matagalpa, León, Rivas, Estelí, Boaco, Bilwi y Bluefields.

Según PCIN, de los 25 tipos de delitos que se cometieron contra la libertad de prensa y acceso a la información resaltan: 48 estigmatizaciones; 45 actos de censuras; 45 hostigamientos; 41 obstaculizaciones del acceso a información pública; 38 asedios; 27 agresiones físicas; 23 amenazas; 20 exclusiones; 15 persecuciones; 16 actos de intimidación; 14 agresiones verbales, entre otras.

La organización expuso con preocupación el aumento de casos de amenazas contra profesionales de la comunicación y del periodismo relacionadas con su labor profesional, además del registro de casos de persecuciones, tortura psicológica, y la retención en puestos migratorios por el único hecho de ser periodista o defensor de derechos humanos.

El informe revela que el pasado 25 de febrero, fecha en la que el comentarista Jaime Arellano y el empresario Lolo Blandino convocaron a marchar a la población opositora al régimen de Daniel Ortega, fue la fecha en que más agresiones se cometieron contra la libertad de prensa y acceso a la información, pues los oficiales de la Policía orteguista fueron los principales promotores de la agresión contra comunicadores sociales que buscaban informar de los piquetes que se realizaron en varios puntos de la capital.

Los actos de violencia del 25 de febrero ocurrieron en el Centro Comercial Metrocentro y en la Iglesia La Divina Misericordia, en Managua. Algunos periodistas como Noel Miranda, Claudia Rivas, Marcos Medina, Lester Arcia, Wilih Narváez, entre otros, fueron golpeados.

También: Amnistía internacional: “En Nicaragua se siguen violando derechos humanos”

Además, Yelsin Espinoza Reyes -quien recientemente volvió del exilio en Costa Rica- fue amenazado por un agente de la Policía quien le afirmó que iban a “palmar» (matar) a su familia, también, los vehículos de Canal 10 y Onda Local fueron vandalizados, las cuatro llantas fueron ponchadas, por los mismos agentes de la Policía orteguista, según testigos.

https://www.facebook.com/PeriodistasNicaragua/videos/2301771626792329/

Es por ello que los comunicadores, organizados en PCIN, exigieron el “cese de la represión institucional que criminaliza el trabajo de las y los periodistas de Nicaragua y niega el derecho ciudadano de acceso a la información veraz como establece la Constitución Política de Nicaragua”.

A su vez demandaron el “cese inmediato de toda confiscación ilegal de equipos periodísticos y medios de comunicación independientes”, refiriéndose a los medios de comunicación Canal 100% Noticias, Confidencial y Esta Semana.

Foto principal: Tomada de La Prensa.

+ posts

La Lupa es un medio con perspectiva de género y derechos humanos que surgió en mayo de 2019.