Las detenciones contra disidentes al régimen de Daniel Ortega y Rosario Murillo continúan. La Policía Nacional, controlada por el orteguismo, capturó con violencia a la docente Guisella Elizabeth Ortega Cerón, de 36 años, quien se encontraba sola con su hija de dos años en su vivienda, ubicada en San Judas, Managua.

Familiares de Ortega Cerón detallaron a La Lupa que un grupo de policías llegó a la vivienda, destrozaron el cerco de la entrada de la propiedad, destruyeron parte de la pared de la entrada principal y la sacaron con violencia, dejando a su hija, llorando y temblando, en los brazos de un sobrino de la docente, quien es menor de edad y en ese momento también estaba en el lugar.

También: Estado: El principal agresor contra las mujeres

La docente, indicó la familia, fue trasladada al Distrito Tres de Managua, donde no han dado ningún tipo de información sobre la condición en la que se encuentra y el motivo de la detención.

Denunciaron que la ciudadana pese a que se ha retirado de las manifestaciones desde que quedó embarazada de su pequeña que ahora tiene dos años, seguía siendo asediada y acosada por la Policía y personas afines al Frente Sandinista en las afueras de su vivienda.

Ortega Cerón no pertenece a ninguna agrupación política en Nicaragua. Se denominaba como una “autoconvocada más” y es reconocida por participar de las manifestaciones sociales que iniciaron desde abril de 2018 en Nicaragua. 

Detenida en tres ocasiones

Con la captura de este jueves, 24 de octubre, Ortega Cerón suma tres detenciones arbitrarias en su contra. En septiembre de 2018, la docente fue detenida por primera vez por junto a la autoconvocada Flor de María Ramírez, conocida como “la señora del hüipil”, cuando participaba de un plantón cerca del mercado Iván Montenegro, en Managua. 

En agosto de 2019, nuevamente fue detenida pero esta vez junto a cinco feministas y activistas con las que intentó protestar pegando volantes y calcomanías, denunciando las violaciones a derechos humanos del régimen.

La docente, en ambas ocasiones, fue dejada en libertad luego de algunas horas de detención, sin que se le explicara los motivos de la detención o se le acusara de algún delito.

Actualmente, el régimen de Daniel Ortega y Rosario Murillo tiene a más de 200 personas encarceladas por motivos políticos en Nicaragua. Hasta septiembre pasado, según la lista del Mecanismo para el Reconocimiento de Personas Presas Políticas, 21 mujeres permanecían encerradas en las diferentes cárceles del país. Sin embargo, por las detenciones ocurridas entre octubre y lo que va de noviembre el número es mayor.

+ posts

La Lupa es un medio con perspectiva de género y derechos humanos que surgió en mayo de 2019.