En 2021, un total de 81 000 mujeres y niñas fueron asesinadas intencionalmente alrededor del mundo; el 56% de ellas, 45 000, fueron víctimas de sus parejas íntimas o de algún familiar, revela el informe de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC) y ONU Mujeres, divulgado previo al Día Internacional para la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, que se conmemora cada 25 de noviembre.

La ONU apuntó que en el caso de los homicidios perpetrados contra hombres solo el 11% ocurrieron en la esfera privada, revelando que “el hogar no es un lugar seguro para muchas mujeres y niñas”.

Sima Bahous, directora ejecutiva de ONU Mujeres, resaltó que todos estos asesinatos intencionados contra mujeres “son prevenibles”, recordando que “las herramientas y el conocimiento para hacerlo ya existen».

La organización resaltó que el informe es un recordatorio lamentable de que la violencia contra las mujeres y las niñas “es una de las violaciones de los derechos humanos más generalizadas en todo el mundo”, alertando que las cifras muestran que “el número total de homicidios femeninos se ha mantenido prácticamente sin cambios en la última década, subrayando la urgencia de una acción más sólida en materia de prevención y respuesta”.

Lea: Acuerparse entre mujeres, una defensa colectiva ante la violencia machista

En los últimos cinco años, entre 2017 y 2021, en Nicaragua fueron asesinadas 317 mujeres, según los datos de Católicas por el Derecho a Decidir. Entre enero y octubre de 2022, según el Observatorio por la Vida de las Mujeres, un total de 52 ciudadanas nicaragüenses fueron víctimas de la violencia machista.

Identificación de femicidios 

Las Naciones Unidas señaló que en el mundo demasiadas de las víctimas siguen sin contar como femicidios, ya que “para aproximadamente cuatro de cada diez  mujeres y niñas asesinadas intencionalmente en 2021, no hay información suficiente para que sean identificadas como casos de femicidios”.

«Para detener todas las formas de asesinatos relacionados con el género de mujeres y niñas, necesitamos contar a todas las víctimas, en todas partes, y mejorar la comprensión de los riesgos y los impulsores del feminicidio para que podamos diseñar mejores y más efectivas respuestas de prevención y justicia penal», destacó Ghada Waly, directora ejecutiva de la UNODC.

El informe de la ONU resalta que aunque el femicidio es un problema en todos los países del mundo, las cifras revelan algunas disparidades regionales. 

La organización indicó que Asia registró el mayor número de asesinatos relacionados con el género en la esfera privada en 2021, y en África las mujeres “corrían más riesgo de ser asesinadas por sus parejas íntimas u otros miembros de la familia”.

El estudio detalla que el año pasado, la tasa de estos asesinatos en África se estimó en 2,5 por cada 100 000 mujeres 1,4 en las Américas, 1,2 en Oceanía, 0,8 en Asia y 0,6 en Europa.

Además, resaltó que que este tipo de delitos “pueden y deben prevenirse con una combinación de medidas como la identificación temprana de las mujeres afectadas por la violencia y el acceso a apoyo y protección centrados en los sobrevivientes”.

También mediante la transformación de las masculinidades y las normas sociales nocivas; la eliminación de las desigualdades estructurales de género; y el fortalecimiento de la recopilación de datos sobre feminicidios para dar paso a las políticas y programas relacionados.

+ posts

La Lupa es un medio con perspectiva de género y derechos humanos que surgió en mayo de 2019.