La Articulación Feminista (AFN) de Nicaragua realiza un llamado a la ciudadanía nicaragüense para “rechazar este simulacro de elecciones y continuar organizándonos para defender el derecho a elecciones libres, transparentes y competitivas”, y también llama a las feministas de otros países a solidarizarse con Nicaragua, quienes desde el estallido social de 2018 se han pronunciado contra la represión gubernamental.

“Nuestro objetivo es dejar claro nuestro posicionamiento a la opinión pública a nivel nacional e internacional de cara a las votaciones que se van a desarrollar el 7 de noviembre. Ya que estas no van a ser unas elecciones. No pueden haber elecciones en un país que se ha instalado un Estado Policial de facto como lo volvió a reiterar el más reciente informe presentado por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, en condiciones de censura de prensa, de supresión de las libertades de expresión, organización, de movilización, y en unas condiciones donde no hay competidores”, manifiesta una integrante de la AFN.

Lee: Boleta electoral en Nicaragua: De 24 casillas al partido único de Daniel Ortega

El pronunciamiento menciona que debido a las condiciones críticas que atraviesa el país por el colapso del Estado de Derecho, la falta de garantías de elecciones creíbles, la detención ilegal de más de 150 personas presas políticas, el incumplimiento de los acuerdos suscritos con la OEA en 2016, así como los firmados en el fallido diálogo nacional en 2019,  entre otros, hacen de los próximos comicios una farsa electoral.

“Daniel Ortega no tiene con quien competir porque los cinco partidos que van a participar han sido sus aliados durante los últimos años y no gozan de ninguna credibilidad, tal como lo señaló la última encuesta que hizo Cid Gallup. En el mejor de los casos esos partidos llegan al 5% de simpatía, los demás tienen hasta 2 o 1%. De acuerdo a la ley estos partidos ni siquiera deberían correr en las elecciones porque no tienen el mínimo de votos requeridos”, señala la feminista.

Asimismo, añade que una gran parte de la población que va a votar está coaccionada “porque son rehenes del Régimen”, y está siendo chantajeada, como es el caso de las personas trabajadoras del Estado. Anteriormente organismos de derechos humanos ya han denunciado que varias de estas personas han recibido amenazas con perder sus puestos de trabajo si no votan, y que han sido vigiladas por los Gabinetes de la Familia, Salud y Vida, anteriormente conocidos como los Consejos del Poder Ciudadano.

Feministas internacionales apoyan a Nicaragua

Por otra parte, las feministas de la AF destaca que el apoyo de las organizaciones de mujeres de los otros países ha sido muy importante para la documentación y denuncia de las violaciones de derechos humanos de las personas nicaragüenses exiliadas y para la visibilización de la situación de las mujeres presas políticas, lo que ha tenido un gran impacto en en los organismos regionales e internacionales de derechos humanos.

Lee: Urgen mecanismos para recuperar apoyo a ONG’s en Nicaragua

Destaca que a pesar de los intentos del Régimen de diluir las organizaciones de mujeres a través de la cancelación de su personería jurídica, no han logrado desarticularlas, y que al contrario, se han fortalecido en estos últimos tres años de crisis.

“El movimineto feminista en sus distintas expresiones sigue articulado. En estos tres años y medio de crisis hemos mantenido las redes de comunicación y las redes de solidaridad en un escenario sumamente adverso. También hemos contado con la solidaridad internacional de las feministas de América Latina, de Europa y eso nos ha dado muchísima fuerza. Hemos mantenido una constante retroalimentación en los distintos colectivos, redes, y eso es lo que nos ha permitido enfrentar esta embestida por parte del Régimen Ortega-Murillo”, manifiesta.

+ posts

La Lupa es un medio con perspectiva de género y derechos humanos que surgió en mayo de 2019.