Los exiliados nicaragüenses en Países Bajos con la coordinación de SOS Nicaragua-Holanda están convocado a un plantón en el Palacio de la Paz en La Haya para exigir la libertad de los presos políticos en Nicaragua y en especial por el rechazo a las últimas dos leyes impuestas por la dictadura Ortega-Murillo: Ley de Ciberdelitos  y Ley de Regulación de Agentes Extranjeros.

“El propósito de la manifestación es denunciar el régimen Ortega-Murillo ante la comunidad en Países Bajos y la comunidad internacional, y principalmente queremos pedir por la liberación de nuestros presos políticos; queremos hacerles llegar el mensaje de que estamos con ellos, les pensamos, vemos sus esfuerzos por manifestarse incluso dentro de la cárcel”, comenta Danny Osorio, una de las voceras de los exiliados en este país europeo.

En Holanda se estima que existen más de 50 nicaragüenses refugiados, de los cuales cuatro jóvenes activistas y una familia con menores de edad han conseguido el positivo de asilo político.

Para ellos, la aprobación de las nuevas leyes del régimen restringen más la libertad de expresión en Nicaragua, y una manera de criminalizar a los periodistas independientes y autoconvocados críticos de la dictadura.

“Las leyes promovidas por el dictador Daniel Ortega y aprobadas por sus cómplices en la Asamblea Nacional nos afectan directamente aún estando fuera de Nicaragua. Primero, como grupo y dentro de nuestras limitaciones hemos hecho siempre el esfuerzo de enviar ayuda a grupos vulnerables en Nicaragua ante crisis como la del COVID-19 en la que a través de una campaña en redes sociales y de una actividad virtual logramos recaudar fondos que luego fueron enviados a Nicaragua”, considera Osorio.

Con respecto la condena de cadena perpetua que impulsa la dictadura, los exiliados consideran que la aprobación de esta ley  impedirá  completamente un retorno posible a Nicaragua.

“La ley de Cadena Perpetua viene a confirmar que Nicaragua no es un país seguro para ninguna persona que denuncie a la dictadura, por lo tanto ahora más que nunca, retornar del exilio representa un grave riesgo a nuestra libertad e integridad física”, asegura.

La manifestación de los exiliados está prevista este sábado 7 de noviembre en el Palacio de la Paz en La Haya a las 2 p.m.  hora local de Holanda (7 a.m. de Nicaragua).

“A los nicaragüenses que siguen luchando les decimos, que no nos rendimos. Estemos donde estemos, Nicaragua somos todos y todas y la llevamos en el corazón. Donde haya un Nicaragüense, donde haya amor por nuestro país que no falten las voces exigiendo justicia para las víctimas del régimen criminal Ortega Murillo y Libertad para nuestros presos políticos”, concluye el mensaje de los exiliados.

+ posts

La Lupa es un medio con perspectiva de género y derechos humanos que surgió en mayo de 2019.