Yamileth tiene actualmente 62 a帽os y vive con sus dos hijos. Uno de ellos es sordo y la otra padece de hipotiroidismo y problemas de 煤tero. Yamileth esta enferma y lleva ya varios a帽os diagnosticada con diabetes e hipertensi贸n. Se separ贸 de su pareja hace mucho tiempo, pero 茅l se desentendi贸 completamente de sus hijos. 鈥淣os abandon贸, y con los cuidados que requieren mis hijos yo no tuve tiempo, ni informaci贸n para pedir una pensi贸n alimenticia鈥, expresa.

Proveniente de una familia pobre con nueve hijos, adem谩s de ella, Yamileth emigr贸 junto a sus padres y hermanos a Managua en la d茅cada de los ochenta. En busca de una mejor vida, los padres de Yamileth aceptaron cuidar una finca en la capital.

En ella, la familia se dedicaba a sembrar y cosechar frutas, verduras y granos b谩sicos. Utilizaban parte de las cosechas para consumo propio y otra parte para venderla en el mercado y sostenerse econ贸micamente a base de las ganancias. Yamileth trabaj贸 durante un tiempo en el negocio junto a sus hermanos.

Finaliz贸 la primaria, pero en aquel entonces no viv铆an aun en la capital, el acceso limitado a la educaci贸n y las necesidades de su familia le impidieron continuar estudiando. Ten铆a que trabajar para aportar su parte al sostenimiento del hogar.

Tras un tiempo viviendo en Managua, Yamileth se cas贸 y se embaraz贸 de gemelos.

鈥淭uve un embarazo complicado, por circunstancias de la vida me dio preclamsia as铆 que uno de mis hijos naci贸 con discapacidad, es sordo鈥, explica. Una vez se separ贸 de su pareja, Yamileth decidi贸 comenzar a realizar trabajos informales para sacar adelante a su familia. Nunca trabaj贸 en ninguna instituci贸n, nunca cont贸 con un seguro y, por ende, nunca llego a cotizar.

Lee adem谩s: Mujeres de la tercera edad dependientes de hijos/as: Una realidad en Nicaragua

En el presente Yamileth sobrevive con el dinero que recibe por el alquiler de un peque帽o cuarto en su casa. 鈥淧ara recibir dinero hice un peque帽o cuartito, ah铆 lo rento, eso lo uso para ayudarme鈥, expresa. Sus hijos viven a煤n con ella, uno de ellos realiza trabajos informales y eso tambi茅n es utilizado para sostener el hogar.

鈥淓l sale a hacer cosas, vender y as铆, para ganarse algo, pero por su discapacidad nunca tuvo la oportunidad de un trabajo formal鈥, a帽ade. Su otra hija, por otra parte, solo ha logrado mantener trabajo de forma espor谩dica. Debido a su condici贸n de salud es complicado para ella conservar un ingreso fijo.

驴Y las leyes?

En la Constituci贸n Pol铆tica de Nicaragua, adem谩s del C贸digo de la Familia (Ley 870) que incluye a las personas de la tercera edad, y tambi茅n est谩 la Ley del Adulto mayor (Ley 720) que fue aprobada en mayo del a帽o 2010.

Tambi茅n existe el Reglamento de la Ley del adulto mayor, que seg煤n su primer art铆culo tiene como objeto garantizar y facilitar la aplicaci贸n de las disposiciones de la Ley del Adulto Mayor, [鈥 y con ello contribuir a asegurar la atenci贸n integral que de conformidad a 茅sta (a la Ley) debe brindarse a las personas adultas mayores.

Este es todo el marco legal que existe relacionado al adulto mayor en Nicaragua. El art铆culo 5 de la Ley 720 aborda el Fondo Nacional del Adulto Mayor, que presuntamente tendr铆a como una de sus fuentes de financiamiento las utilidades de al menos un sorteo de la Loter铆a Nacional cada a帽o. Este fondo estar铆a administrado por las autoridades del Ministerio de la Familia, Adolescencia y Ni帽ez en coordinaci贸n con el Consejo Nacional del Adulto Mayor (CONAM).

No obstante, La Lupa no encontr贸 ning煤n tipo de informaci贸n relacionada a estos dos elementos, ni a ninguna adulta mayor que fuera beneficiada por ellos.

Una activista feminista de la tercera edad, que eligi贸 mantener su nombre en el anonimato para resguardar su integridad, asegur贸 que si bien existen leyes que protegen a las personas de la tercera edad, estas simplemente no est谩n contextualizadas en la realidad que vive Nicaragua.

Tambien puede interesarte: Depender de una pensi贸n de viudez: 芦Vivo con lo m铆nimo禄

Algo as铆 ocurre, seg煤n lo indica la especialista, con el Art 414 del C贸digo de familia, que se帽ala los derechos de los adultos mayores: 鈥淰ivir con su propia familia, por lo que no podr谩 ser ingresado en un hogar para personas adultas mayores sin su consentimiento o sin mediar resoluci贸n judicial鈥.

鈥淟a pobreza, la precariedad y la miseria con la que viven los adultos y las adultas mayores, en este caso, son condiciones de demasiada pobreza. Aqu铆 hay una crisis de hambre y una crisis de empleo. Aunque est茅n obligadas a vivir con sus hijos y sus hijas mayores de 18 a帽os y que ya generen un ingreso, es insuficiente para resolver el problema y las necesidades鈥, se帽ala.

El tema de la salud y la medicina para las adultas mayores

Debido a la falta de un seguro, Yamileth no cuenta con la posibilidad de asistir a un hospital para tratar su diabetes e hipertensi贸n cr贸nica. Como consecuencia, se ve obligada a atenderse en los centros de salud cercanos, que le proporcionan una cita con un m茅dico general de vez en cuando y una medicaci贸n gen茅rica para tratar sus enfermedades. 鈥淓n los centros de salud no te dan marca, ni registrados, eso me afect贸 y casi me lleva a la muerte鈥 explica.

Yamileth agreg贸 que, en una ocasi贸n, en el centro de salud al que asist铆a le entregaron una dosis de insulina que no correspond铆a con su tipo de diabetes. Lo siguiente que supo es que desarroll贸 una alergia que le provoco ronchas y alergias en el cuerpo. Ante la preocupaci贸n evidente que sent铆a, se remiti贸 nuevamente al centro de salud en el que le cambiaron por el medicamento correcto.

El articulo 414 tambi茅n indica que es un derecho del adulto mayor: 鈥渞ecibir atenci贸n de calidad, digna y preferencial en los servicios de salud, a nivel hospitalario, centros salud y en su domicilio y que se procurar谩 dar atenci贸n especial a las enfermedades propias de su condici贸n de persona adulta mayor鈥.

Lee tambi茅n: De jubilada a migrante: La dura realidad de seguir trabajando

El incumplimiento de este derecho es solamente una muestra m谩s de la enorme deuda que tiene el Estado con las adultas de la tercera edad, indica la activista.

鈥淓l Estado est谩 en deuda con las mujeres adultas mayores. Si no fuese as铆, las pensiones ser铆an dignas y justas para las adultas mayores y no tendr铆an que hacer una fila interminable para poder acceder a una operaci贸n en su ojo o para una especializaci贸n ortop茅dica [鈥 el sistema de Salud tendr铆a mecanismos y protocolos espec铆ficos para atender a las adultas mayores de acuerdo a lo que la Ley indica como obligaci贸n del Estado鈥, apunta.

Beneficios condicionados

El art铆culo 7 de la Ley 720 indica que: 鈥渆l Adulto Mayor pensionado por el Instituto Nicarag眉ense de Seguridad Social, tendr谩 descuento del 50% en el pago sobre el monto total de las facturas de los servicios de energ铆a el茅ctrica, el 30% en el pago por servicios de agua potable y el 20% en el pago por servicios telef贸nicos convencionales鈥.

Todos estos son beneficios a los que Yamileth no puede acceder debido a la falta de un Seguro Social y a la necesidad de ingresos que solo el trabajo informal le proporcionaba.

La especialista explica que como el caso de Yamileth hay miles en este pa铆s: 鈥渕uchas mujeres en el transcurso de su vida no tienen acceso a un trabajo formal, o perciben un salario menor que los hombres. Muchas de ellas son trabajadoras dom茅sticas. A veces tambi茅n no tienen acceso a la educaci贸n b谩sica, 驴c贸mo podr铆an ir a estudiar cuando han pasado toda una jornada de trabajo dom茅stico?鈥.

Tambi茅n: Una pensi贸n que solo da para el recibo de la luz

Para la especialista, si bien es cierto que en Nicaragua existe un antecedente legal para la protecci贸n a personas adultas mayores que se deriva de diversas convenciones internacionales en materia de derecho humano, esta normativa es insuficiente, ya que no toma en consideraci贸n las necesidades espec铆ficas que las mujeres adultas mayores enfrentan por el rol de cuidado y por la marginaci贸n que la sociedad y el Estado le han asignado.

鈥淧uede que haya alg煤n trato preferencial en alguna instituci贸n. Puede tambi茅n que hayan algunos programas particulares en algunas instituciones. Pero estos esfuerzos son insuficientes, generalmente estos instrumentos que no se aplican y tampoco se conocen ni se divulgan, porque una poblaci贸n menos informada tiene menos probabilidades de exigir su derecho como tal, lo ven como un favor鈥, sostiene.

+ posts