Lo m谩s dif铆cil de ser madre adolescente en Nicaragua es cargar con toda la responsabilidad de la maternidad sola y la estigmatizaci贸n de haberse embarazado a temprana edad, asegura 鈥淲endy鈥, una joven de 20 a帽os que tuvo a su hijo a los 17. Cuando descubri贸 que estaba embarazada se tuvo que enfrentar durante seis meses a los comentarios de su pap谩 reclam谩ndole por el embarazo y, a la vez, a los comentarios de sus vecinos juzg谩ndola por lo mismo.

鈥淟a gente cree que si ten茅s un hijo a los 17, te arruinaste la vida. Para mi mam谩 fue un golpe porque pensaba que yo no hab铆a hecho nada con mi vida. Cuando mi pap谩 llegaba tomado a la casa me dec铆a que me hab铆a ca铆do del pedestal de donde me ten铆a. Eso me afectaba. Ya hice la caballada 驴Qu茅 m谩s quiere que haga? Tambi茅n ten铆a que aguantar los comentarios de la gente del barrio. Yo era la callada, la que no sal铆a de la casa, la que iba a la Iglesia y de repente sal铆 panzona鈥, relata Wendy.

En el hogar de Wendy, donde sus padres son cristianos bautistas, cualquier tema relacionado a la sexualidad estaba prohibido. 鈥淣o se habla de esas cosas鈥, se帽ala. As铆 que en su casa carec铆a de informaci贸n sobre educaci贸n sexual. En la secundaria tampoco le hab铆an ense帽ado sobre el tema y no ten铆a a qui茅n acudir para aclarar sus dudas, por lo que se informaba a trav茅s de Internet. Sin embargo, todav铆a no entend铆a c贸mo funcionaban los m茅todos anticonceptivos o el uso correcto del cond贸n.

En diversas ocasiones durante el 2018 mantuvo relaciones sexuales sin protecci贸n 鈥測 no tuvo problemas鈥, sin embargo, en una de esas ocasiones decidi贸 tomar el anticonceptivo hormonal de emergencia 鈥減or si acaso鈥, pero asegura que no se tom贸 las pastillas correctamente. Despu茅s de eso, su siguiente menstruaci贸n nunca lleg贸. La prueba de embarazo hab铆a salido positiva.

Ella ten铆a 17 a帽os y el muchacho que la embaraz贸 tambi茅n. Ya hab铆a terminado el bachillerato, estaba estudiando el nivel avanzado de ingl茅s y en 2019 iba a comenzar a estudiar la licenciatura en Turismo, pero todos sus planes se tuvieron que aplazar con el embarazo. Pens贸 en abortar, pero la clandestinidad y el temor a complicaciones m茅dicas la detuvieron. Y no fue hasta un mes despu茅s de haberse enterado del embarazo que le avis贸 a su familia.

A partir de entonces sufri贸 un 芦escarmiento social禄 que lo vivi贸 sola, ya que el joven que la embaraz贸 no se hizo cargo de su paternidad. Wendy relata que durante las noches ten铆a pensamientos de culpa 鈥減or haberse arruinado la vida鈥, de arrepentimiento por no haber abortado cuando pudo y de incredulidad porque todav铆a no asimilaba que era madre y era responsable de un beb茅. Los comentarios de su pap谩 y de la gente a su alrededor solo la hac铆an sentirse peor de lo que estaba.

Estado impone maternidad en adolescentes

Solo entre 2015 y 2019, al menos 170,205 ni帽as y adolescentes entre los 10 y 19 a帽os se convirtieron en madres, lo que representa el 24.5% de las embarazadas a nivel nacional, seg煤n los informes de Compendio de Estad铆sticas Vitales del Instituto Nacional de Informaci贸n de Desarrollo (INIDE).

鈥淢ar铆a Jos茅鈥, trabajadora social y miembro del Movimiento Feminista de Nicaragua, quien solicit贸 el anonimato debido a la persecusi贸n pol铆tica de la dictadura Ortega-Murillo; explica que el embarazo en ni帽as y adolescentes es una de las situaciones m谩s dram谩ticas que viven las mujeres en el pa铆s, ya que Nicaragua tiene una de las cifras m谩s altas de la regi贸n y es una de las principales razones de la precariedad que viven las mujeres.

鈥淓l 25% de las embarazadas en Nicaragua son adolescentes. Un dato realmente alarmante, porque estamos hablando de una poblaci贸n de 6.5 millones de personas, de esas el 51% son mujeres, y de esa poblaci贸n en capacidad reproductiva, el porcentaje de embarazadas adolescentes es realmente alto鈥, indica.

El principal impacto que tiene la maternidad en las menores de edad es la exclusi贸n social, ya que muchas j贸venes son expulsadas de las escuelas o ellas tienen que abandonar sus estudios para cuidar de sus nuevos hijos e hijas. Esto tiene como consecuencia que posteriormente tambi茅n van a estar excluidas del sistema laboral, as铆 que muchas tienen que sumergirse en la econom铆a informal para poder sobrevivir, o dependen econ贸micamente de alguien m谩s, que puede ser su familia o el hombre que las embaraz贸; lo que tambi茅n puede llevar a que sean v铆ctimas de violencia.

鈥淓l impacto es obvio, seguir en el c铆rculo de la pobreza, porque no se tiene las condiciones necesarias para ejercer la maternidad que ser铆a tener un trabajo, tener donde vivir, tener una relaci贸n estable, tener una educaci贸n necesaria, y en la adolescencia esos criterios no se dan鈥, explica la especialista en g茅nero.

De acuerdo con la Encuesta de Hogares para Medir la Pobreza en Nicaragua Informe de resultados 2019 de la Fundaci贸n Internacional para el Desaf铆o Econ贸mico Global (FIDEG), el 43.4% de la poblaci贸n de mujeres nicarag眉enses viven en la pobreza general, y el 8.9% en la pobreza extrema. Esta cifra se agudiza en el 谩rea rural, donde provienen la mayor铆a de los embarazos adolescentes.

Wendy asegura que si no hubiera estudiado ingl茅s no sabr铆a donde estar铆a. Despu茅s de un a帽o de haber tenido a su beb茅 comenz贸 a dar clases de ingl茅s en una escuela primaria en Tipitapa, lo que le permiti贸 contar con un salario que cubriera las necesidades b谩sicas de su hijo. 鈥溌縋ero si no hubiera estudiado ingl茅s d贸nde estar铆a? Estar铆a en un trabajo de maquilas o parecido鈥, expresa.

Nicaragua, una sociedad doble moral

Las madres adolescentes, adem谩s de ser excluidas, tambi茅n se tienen que enfrentar a una 鈥渟ociedad doble moral鈥, se帽ala Mar铆a Jos茅; puesto que la sociedad nicarag眉ense exige a las mujeres que asuman el mandato social de la maternidad, independientemente de la edad y las condiciones socioecon贸micas que viven; y que a su vez, no brinda ni recursos, ni educaci贸n para evitar embarazos no deseados porque lo consideran antimoral.

鈥淯n embarazo adolescente se produce porque tenemos una sociedad violenta donde los hombres presionan a las chavalas para que tengan relaciones con ellos. Tenemos una ni帽ez y una adolescencia poco educada en educaci贸n sexual integral y precarizada econ贸micamente. Eso implica que las j贸venes no pueden evitar la primera relaci贸n sexual cuando no est谩n preparadas; tambi茅n implica que no pueden negociar el uso del cond贸n y de los anticonceptivos, porque ni siquiera tienen la informaci贸n necesaria para exigirlos鈥, explica.

Seg煤n Mar铆a Jos茅, el Estado de Nicaragua mantiene un discurso que fomenta la 鈥渕aternidad rosadita鈥 como destino de todas las mujeres, y que al mismo tiempo limita las opciones para que las adolescentes no se embaracen, tanto en la falta de educaci贸n sexual, como en el  acceso a m茅todos anticonceptivo; y se帽ala que en el caso de que las j贸venes los usen son criticadas.

Adem谩s tienen que vivir la estigmatizaci贸n social solas, situaci贸n que no ocurre con los varones adolescentes que tambi茅n se convierten en padres, dado que a ellos no se les exige que asuman su paternidad, ni son excluidos de los sistemas sociales como a las menores; tal como ocurri贸 en el caso de Wendy, quien tuvo que asumir toda la responsabilidad ella sola.

鈥淐uando las chavalas quedan embarazadas, les cae toda la culpa 芦por abrir las piernas, por caliente, porque sus mam谩s no las cuidan禄. Adem谩s de recibir todo el estigma de haber quedado embarazadas a temprana edad, las excluyen en t茅rminos formales para que no sea un mal ejemplo para las dem谩s adolescentes. No se expulsa a un chavalo por haber embarazado a una adolescente y no se le obliga a tener que asumir la responsabilidad, se le obliga a la chavala鈥, indica.

鈥淵 si ella quisiera interrumpir ese embarazo, la sociedad que la critica por haber quedado embarazada a tan temprana edad, tambi茅n le niega la posibilidad de abortar cuando deber铆a ser parte de las opciones que deber铆an tener鈥, se帽ala.

Madres adolescentes con su salud mental comprometida

Entre otras de las consecuencias que tiene la maternidad impuesta en las adolescentes, es que su salud mental y emocional se encuentra comprometida, seg煤n Mar铆a Jos茅, ya que las j贸venes no cuentan con los recursos emocionales para cuidar de otra persona que depende totalmente ellas.

Los primeros meses siendo madre fueron duros emocionalmente para Wendy. Cada vez que cuidaba a su hijo ten铆a el pensamiento de que le hubiera gustado no tenerlo. Pensar de esa manera la hac铆a sentir culpable y 鈥渕ala madre鈥, as铆 que no desahogaba con nadie y recurr铆a a m茅todos autolesivos para desahogarse como cortarse la piel.

Wendy proven铆a de un contexto familiar conflictivo y ya ten铆a dificultades emocionales, pero la llegada de la maternidad en su adolescencia, la hizo entrar en depresi贸n y en cuadros de ansiedad.

鈥淎l inicio era super dif铆cil. El ni帽o no me dio problemas porque no lloraba tanto y se portaba bien, pero ten铆a el pensamiento de arrepentimiento. Eso me hac铆a sentir culpable. As铆 fueron los primeros meses. Ahora lo he aceptado. Ya no paso esas noches donde el pensamiento no me dejaba dormir. Antes pensaba mucho en otras posibilidades de mi vida, como que estuviera estudiando o haciendo otras cosas. Me sent铆a muy culpable鈥, expresa.

La maternidad cambi贸 por completo la vida de Wendy. Seg煤n ella ha sido un proceso de reconciliaci贸n consigo misma, en el que ha descubierto que realmente su vida no se ha acabado a como se lo han repetido en varias ocasiones. 鈥淨ue se puede ser madre y a la vez disfrutar de la vida鈥, solo que con mayores obst谩culos.

Aunque sus planes de iniciar sus estudios universitarios se interrumpieron por el embarazo, planea retomarlos el pr贸ximo a帽o y convertirse en una int茅rprete de ingl茅s. En el 煤ltimo a帽o trabaj贸 el tema de la culpa y detuvo las conductas autolesivas. Ser madre joven en Nicaragua no es f谩cil en palabras de ella, pero con ayuda de su red de apoyo asegura que cumplir谩 sus objetivos.

+ posts