En un periodo de 24 horas, tres mujeres fueron víctimas de femicidio en Nicaragua con lo cual suman 57 casos en lo que va del año, situación que pone en alerta y activa al máximo las alarmas de los movimientos feministas en el país.

Halima Hernández, miembro de la Red de Mujeres del Norte Ana Lucila en el municipio de Waslala, considera que en Nicaragua se desató un “clima de violencia extrema” en contra de las mujeres expresado a través de los femicidios y las violaciones.

“Nosotras como organización de mujeres exigimos justicia, aunque miramos que en Nicaragua realmente está paralizado todo el sistema penal y nos preocupa la vida de las otras mujeres que no tiene acceso a una organización de mujeres”, manifestó Hernández.

Después del femicidio de Elisa Flores Rivera, la joven de 20 años, con siete meses de embarazo, ocurrido la mañana del jueves en la comunidad de Ayapal, en el municipio de San José de Bocay de Jinotega, se reportaron otros dos crímenes.

Horas más tarde, por la noche, la organización Católicas por el Derecho a Decidir (CDD) informó sobre otro femicidio, el de Erlinda García, una mujer de 45 años, en una comarca de Nueva Guinea en el Caribe Sur, a quien un hombre mató de varios machetazos.

Mientras que, la mañana de este viernes se reportó el femicidio de Isolda Odex Cáceres Duarte, de 36 años, en el barrio Los Rieles en el Distrito Seis de Managua.

“Estos casos a nosotras nos tienen muy preocupadas y no miramos que hay avances”, enfatizó Hernández.

Femicida estudia a su víctima

Pese a que la vocera del régimen, Rosario Murillo, anunció desde hace varios meses la reapertura de las Comisarías de la Mujer en diferentes partes del país, las mujeres que trabajan en defensa de los derechos de las mujeres creen que hay un retroceso en materia de justicia.

La representante de este grupo que trabaja con mujeres en el norte del país afirma que, el personal que está en esas oficinas no tiene las “habilidades desarrolladas ni la solidaridad para atender a una mujer víctima de violencia”.

Según Hernández, suele pasar que el femicida con anterioridad viene haciendo un trabajo de hostigamiento y ejerciendo violencia en contra de las mujeres.

“Ya la traía trabajando, había violencia sicológica, ya había violencia sexual y había violencia física y es todo un ciclo y no se ve así de esta forma en las delegaciones policiales”, sostuvo Hernández.

Alarmadas por estos hechos

Doribel Salgado, miembro de este colectivo, afirma que las mujeres están totalmente “desprotegidas” ante un Estado pasivo.

“Yo siento que estamos en un laberinto, no tenemos donde ir, porque si bien es cierto se ha dicho que hay Comisarías, y es verdad, pero hay una estructura que son materiales y no funcionan de ninguna manera”, mencionó Salgado.

Salgado afirma que en cierto momento ha sentido “pánico” de tanta violencia en contra de las mujeres.

“Es demasiado que en menos de 48 horas hayan tres mujeres asesinadas, solo en el municipio de nosotras hay cuatro niñas violadas”, mencionó Salgado.

+ posts

La Lupa es un medio con perspectiva de género y derechos humanos que surgió en mayo de 2019.