Un grupo de niñas nicaragüenses, que pertenecen a diferentes organizaciones que aglutina el «Movimiento El Poder de las Niñas», denunciaron este martes que se sienten «inseguras» en las calles de sus comunidades, por lo que demandaron respeto.

La declaración de las niñas se da en el marco del Día Internacional de la Niña, conmemorado cada 11 de octubre. «Me siento insegura al andar en las calles», dijo Katherine, una de las niñas que participó de la conferencia de prensa ofrecida por el Movimiento El Poder de las Niñas.

Wanda de Plan Nicaragua, organización que es parte del movimiento, destacó que en Chontales las niñas tampoco se sienten «tan seguras», por la violencia machista y la falta de conciencia en la población para con el respeto de los derechos de las niñas.

«No estamos tan seguras, no podemos decir que estamos seguras en un 100%, por eso queremos más seguridad y por eso estamos lanzando este tipo de campañas, queremos más respeto y queremos ser escuchadas», aseguró Wanda quien prefirió no publicar su nombre completo por seguridad.

Agregó que las niñas en Chontales «tienen temores de ir a los sitios donde se va a traer agua o donde se llega a esperar buses, lógicamente, son lugares en donde hay muchos hombres y son sitios donde ellas están vulnerables a ser violentadas, maltratadas y sufrir ese acoso callejero».

SER NIÑAS NO SER MADRES

Las niñas afirmaron, en la declaración leída en conferencia de prensa, que están «cansadas de vivir acosadas diariamente», por lo que demandaron «acciones para que los adolescentes, los hombres adultos y toda la sociedad entienda que tenemos valor, somos importantes, con muchos talentos y habilidades para lograr nuestras metas y sueños».

En cuanto a los embarazos a temprana edad, las niñas aseguraron que «nadie nos debe robar nuestra infancia. No queremos casarnos, juntarnos, ni ser niñas criando bebés». Katherine, quien evitó identificarse completamente por temor a represalias, explicó que en su comunidad, en Managua, han notado un aumento en el número de niñas que están criando niños por lo que aseguró que el trabajo que vienen realizando las organizaciones es fundamental para que las niñas estén informadas.

En Nicaragua se calcula que cada hora ocurren dos delitos sexuales, según datos del Instituto de Medicina Legal. En el año 2016 el 47.5% de los casos de violencia sexual, las víctimas fueron menores de 13 años, equivalente a 7,600 niñas de los 16 mil casos que atendió Medicina Legal.

Durante los 12 años de penalización del aborto terapéutico las organizaciones de mujeres contabilizan un promedio de 16,400 niñas menores de 14 años embarazadas producto de violación, mientras las organizaciones de mujeres que han estado trabajando cercana a la niñez se encuentran bajo persecución política.

derechos en la escuela

En un contexto en el que la educación es utilizada como medio de adoctrinamiento, las niñas aseguraron que quieren que «todas las niñas estudien y tengan una educación de calidad, más inclusiva y tecnológica», porque necesitan «jugar, recrearnos y que en nuestras escuelas aprendamos sobre nuestros derechos».

Sin embargo, estudiantes de diferentes colegios de Nicaragua han reportado hechos en los que docentes y personal administrativo impone el discurso del FSLN en los estudiantes mediante el discurso y los libros de textos.

Recientemente, la administración del Instituto Juan Pablo II, del municipio San José de Bocay, de Jinotega, suspendió por 15 días a una estudiante de cuarto año de secundaria, porque la adolescente se fotografió con una bandera de Nicaragua con el escudo invertido.

Niñez también perseguida

Hasta julio de 2019, la Federación Coordinadora Nicaragüense de ONG que trabaja con la Niñez y la Adolescencia (Codeni) registró 29 menores de edad asesinados en el marco de las protestas contra la dictadura de Daniel Ortega y Rosario Murillo. Mientras las organizaciones de mujeres en Nicaragua, registran 49 femicidios en lo que va del año frente a los 17 que reconoce la dictadura orteguista.

Además de restringirlos de sus estudios los niños y niñas también son asediados por el hecho de ser estudiantes. En agosto de 2018 la madre de un menor de edad denunció que su hijo fue marcado con las siglas del partido FSLN de la dictadura Ortega-Murillo cuando circulaba en las inmediaciones de la Estación Cinco de la Policía, en Managua.

El poder de las niñas es «un movimiento nacional que junto a familias, comunidades, niñas, niños, personas naturales y jurídicas» pretende influir en «la opinión y política pública para la protección de los derechos de las niñas, en especial las que viven o están en riesgo de violencia y embarazo».

+ posts

La Lupa es un medio con perspectiva de género y derechos humanos que surgió en mayo de 2019.