El presidente del Banco Central de Nicaragua, Ovidio Reyes, reconoció tímidamente el mal desempeño de la economía del país debido al contexto de la pandemia de COVID-19.

“Marzo ya refleja cierto impacto, creemos que abril se va a reflejar más ese impacto, mayo también, pero por lo que nosotros hemos logrado obtener información adelantada de abril y mayo, pareciera ser que se produjo una baja y que se quedó ahí”, mencionó Reyes durante una entrevista que concedió al oficialista Canal 8.

Las actividades del sector hotelero, además de las que están inmersas en la actividad de transporte y comunicaciones son de las más golpeadas en este momento, señaló el funcionario del régimen de Daniel Ortega.

El presidente del BCN, reconoció que la situación mundial fuertemente golpeado por el COVID-19 ha “afectado el crecimiento económico mundial” y eso tendrá repercusiones en Nicaragua.

“Ha provocado en algunos casos una parálisis de insumos y movilización de logística de recursos, eso ha generado que la demanda mundial se reduzca”, añadió Reyes.

Reconoce pérdida del empleo formal

Nicaragua, según Reyes, venía arrastrando un desempeño negativo desde abril de 2018 que se mantuvo en el transcurso del 2019.

“El choque ocurrió desde abril de 2018 y finalizó en el cuarto trimestre de 2019, económicamente hablando, lo que ocurrió fue que se perdió mucho empleo formal y el sector informal, pequeño y mediano, y los emprendedores pudieron absorber mucho ese desempleo y por eso la tasa de desempleo que alcanzó el 6% durante el momento más duro se redujo a 4.9% en el cuarto trimestre de 2019”, añadió Reyes.

Economía informal crisis económica Nicaragua
La economía informal impera en el país.

Durante el primer trimestre de este año –agregó- la actividad económica en Nicaragua registró un crecimiento positivo de 1.8% que se desploma con el avance de la pandemia.

Según el representa del máximo órgano económico del país, los sectores agrícola, pecuario y minero empujaron la dinámica de la economía en los primeros tres meses de este año.

Por el lado del consumo, el país también habría crecido 1.3% en el primer trimestre de 2020.

De haber mantenido el ritmo de crecimiento aseguró que la economía de Nicaragua en este año solo hubiese podido crecer entre 3% y 4%. Reyes se mostró optimista al agregar que si se “crean las condiciones” el país estaría teniendo un mejor comportamiento económico.

“Ya no lo vamos a poder ver, porque llegó la pandemia y la crisis internacional de producción, pero apostaríamos que si hubiese continuado la dinámica hubiésemos terminado entre un 3 y 4%”, enfatizó.

No obstante, el funcionario del régimen se mostró optimista al señalar que las “actividades económicas se están montando en el carro de la recuperación”.

“Los datos indican que el país tiene capacidad, tiene fortaleza y que va a afectarnos esta pandemia, pero no tanto como muchos piensan (…) lamentablemente la situación mundial ha afectado todos los mercados y el crecimiento económico mundial”, puntualizó el presidente del BCN.

La Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (Funides) proyectó que la economía del país podría tener una contracción de entre 6.5% y 13.7% al finalizar este año.

En su más reciente Informe de Coyuntura, de abril de 2020, este centro de pensamiento señala que la economía nicaragüense será afectada tanto por factores externos, como internos, debido a la pandemia del COVID-19.

+ posts

La Lupa es un medio con perspectiva de género y derechos humanos que surgió en mayo de 2019.