El representante de la Santa Sede en Nicaragua, nuncio apostólico Waldemar Stanislaw, convocó a los nicaragüenses a unirse -desde los medios de comunicación de la Iglesia Católica que transmitirán desde el Vaticano- en oración junto al Papa Francisco este viernes 27 de marzo, a las 11 de la mañana.

“Me permito dirigirme a todos ustedes Nicaragüenses, como representante del Santo Padre aquí en Nicaragua, pidiéndoles de unirnos espiritualmente en oración y en comunión con el Santo Padre… para rezar con él y para afrontar estos momentos de incertidumbre del mundo con fe y esperanza”, reza parte de la misiva divulgada por Stanislaw.

El Nuncio Apostólico también indicó que, durante este momento de oración, el Papa Francisco concederá a todos los que se unan, a través de los medios de comunicación, “la indulgencia plenaria y va impartir la Bendición Urbi et Orbi” de forma extraordinaria ante la pandemia del COVID-19.

Cabe mencionar que, la Bendición Urbi et Orbi solo se da -en la religión católica- dos veces al año; los 25 de diciembre y el Domingo de Pascua, sin embargo, ante la amenaza de muerte de vive el mundo entero con la pandemia del coronavirus la Iglesia Católica ha decidido otorgarla de forma extraordinaria este 27 de marzo.

Suspenden actividades litúrgicas 

De igual forma, los representantes de la Iglesia Católica de Nicaragua han venido a lo largo de las últimas tres semanas tomado medidas frente a la pandemia del coronavirus. El pasado 23 de marzo, la Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN) informó a través de un comunicado que desde este jueves, 26 de marzo, “todas las celebraciones litúrgicas, incluyendo las de Semana Santa, se podrán celebrar sin presencia de fieles”.

No obstante, apuntaron que templos y capillas del Santísimo Sacramento permanecerían abiertas en “como signo de una Iglesia Samaritana”. Además, invitaron a la feligresía católica a vivir las celebraciones litúrgicas “uniéndose a los medios de comunicación de la Iglesia, que constantemente transmitirán dichas celebraciones”.

https://www.facebook.com/817769291572566/posts/3483629958319806/

 

Los obispos de Nicaragua insistieron a la población nicaragüense a no salir de sus casas, evitar las aglomeraciones y vivir estos momentos difíciles por la pandemia con “mucha responsabilidad”: 

“Insistimos a todos los nicaragüenses que desde la razón y la conciencia, aprovechemos esta crisis de salud para hacer un auto-evaluación de la forma como estamos viviendo y que los días de la cuaresma y semana santa no sean utilizados como espacios de recreación en playas y lugares públicos de aglomeración”, reza parte del llamado realizado por los Obispos.

Además, pidieron a todos los sectores de la vida nacional a “tomar todas las medidas necesarias de prevención y precaución para proteger nuestro pueblo de esta pandemia”.

Sin embargo, el régimen orteguista se continúa haciendo de la vista gorda frente a estos llamamientos e insiste en no cancelar clases, no cerrar fronteras y llamar a eventos que generan aglomeraciones.

+ posts

La Lupa es un medio con perspectiva de género y derechos humanos que surgió en mayo de 2019.