Las muertes sospechosas de COVID-19 registradas por el Observatorio Ciudadano COVID-19 son 28 veces más que las registradas por el Ministerio de Salud (Minsa), reflejó la investigación Covid y opacidad: la fórmula de la muerte en Nicaragua, realizada por el Observatorio Pro Transparencia y Anticorrupción.

Frente a las 5947 muertes y 31,224 casos sospechosos de COVID-19 que contabiliza el Observatorio Ciudadano, el MINSA reporta 221 muertes y 17,421 casos de contagio.  Mientras tanto, los estudios de sobremortalidad que han realizado grupos independientes, indican que las muertes pueden ser hasta 48 veces superiores a las del Minsa. Sin embargo, señalan que existe un subregistro en el número de contagios por las personas asintomáticas.

El Observatorio Pro Transparencia y Anticorrupción reflejó que durante el primer semestre de la pandemia, es decir entre marzo y septiembre de 2020, personal médico y periodistas revelaron que hubo un un exceso de muertes que varían entre 6000 y 7500 fallecidos, en comparación al registro de los últimos cinco años, y según estimaciones de expertos consultados, hubo más de 9000 muertes en 2020, pero fueron catalogadas por el Minsa con otras enfermedades.

Lee: Respuesta a pacientes VIH en Nicaragua, una tarea pendiente

Por ello, Nicaragua tiene las estadísticas sobre la incidencia de la COVID-19 más cuestionadas de la región, ya que los datos no corresponden al comportamiento de la pandemia a nivel mundial, ni tampoco a los testimonios de la ciudadanía, de acuerdo con la investigación.

Desde octubre de 2020, el Minsa reporta un fallecido semanal, incluso durante la ola más grande de COVID-19 registrada en el país durante agosto y octubre de este año.

Según el Observatorio esto es incongruente, ya que los países cercanos tienen niveles más altos de vacunación y mayores restricciones sanitarias, a diferencia de Nicaragua donde se realizan cada semana un promedio de 4500 actividades masivas promovidas por régimen. No obstante, el Observatorio Ciudadano contabiliza que la mortalidad por COVID-19 es de nueve personas por  cada 10.000 habitantes.

Régimen no ha ejecutado presupuesto anti-covid

El régimen de Ortega realizó cuatro préstamos millonarios para combatir la pandemia según los anuncios oficialistas. Los préstamos han sido realizados por el Fondo Monetario Internacional, El Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE), el Banco Mundial (BM) y el Banco de Integración Económica (BID); y ascienden a más de C$4 mil 40 millones de córdobas.

Imagen: Observatorio Pro Transparencia y Anticorrupción

“Para acceder a estos el Gobierno tuvo que acceder a una serie de condiciones contractuales en las que se comprometió a transparentar la información sobre la covid-19: contagios, muertes, pruebas y compras. Pero esto se ha cumplido parcialmente. Se desconoce cuánto de estos préstamos ya se entregó a las autoridades y cómo se ha ejecutados”, refleja la investigación.

También ha recibido más de 372 millones de córdobas solo en donaciones realizadas por Taiwán, Austria, BCIE, BM y Unicef. Es decir, que el régimen ha acumulado más de C$4 mil, 412 millones de córdobas para enfrentar la pandemia de COVID-19, pero el 88% de ese dinero no se ha ejecutado y no hay informes públicos sobre la ejecución del 12%.

También: Memorias de maternidad y duelo: dolores del pasado, resiliencias para el presente

“Una de las pocas inversiones mencionadas por el Minsa, este año, es la mejora en la cadena de frío, con la cual ahora se pueden almacenar vacunas de ultracongelación, como Pfizer, pero se desconoce con qué fondos se realizó esta inversión. La opacidad también predomina en la inversión de vacunas. A pesar de hacer compras puntuales se desconoce a cuánto asciende el contrato de vacunas con Rusia y no hay claridad sobre el acuerdo que se hizo con Cuba para el envío de siete millones de vacunas”, indica el Observatorio.

Vacunas como campaña política

Mientras que los primeros 10 meses de este año Nicaragua se mantuvo a la cola de los países con mayor población vacunada, solo superada por Haití, las jornadas de vacunación se quintuplicaron y “dio un salto” del 260% el número de dosis aplicadas en el mes de noviembre. De modo que actualmente el 32% de la población está inoculada, a diferencia del 4% de hace algunos meses, según datos de la OPS.

Imagen: Observatorio Pro Transparencia y Anticorrupción

Según el Observatorio, los primeros meses de 2021 el país dependió casi completamente de las donaciones de vacunas, pero a medida que se acercaban las fraudulentas elecciones presidenciales, el régimen agilizó los préstamos para las vacunas, así como su aplicación. Además que la llegada de vacunas de dosis única ayudó.

Por otro lado, el 70% de las vacunas aplicadas no han sido aprobadas por la OPS, pero médicos aseguras que es importante tener la protección de un inoculante.

Imagen: Observatorio Pro Transparencia y Anticorrupción
+ posts

La Lupa es un medio con perspectiva de género y derechos humanos que surgió en mayo de 2019.