La constancia del Ministerio de Salud (Minsa), por demostrar que Nicaragua se encuentra en una aparente disminución por casos de contagios positivos y muertes atribuibles al COVID-19, permanece vigente desde hace más de dos meses.

Desde septiembre el Minsa procuró mostrar que el país se mantenía en una notable disminución del contagio y los fallecimientos, algo que hace parecer que el régimen de Nicaragua tiene bajo control el manejo de la pandemia del coronavirus en este país.

En la semana que comprende del martes 03 al 10 de noviembre, el Minsa afirma que atendieron 70 casos positivos por COVID-19 y una muerte por la misma causa, persistiendo una semana más en demostrar la aparente disminución del efecto de la pandemia en el país.

Desde la llegada del coronavirus al país en marzo, hasta la fecha Nicaragua acumula un total de 5,661 casos de contagios y 158 muertos por el virus.

Discurso por otras muertes se estanca

Pese a que en los reportes semanales solo se habla de una muerte por coronavirus, el Minsa sostiene en un apartado de su informe que además de este fallecimiento, se registraron otros “en personas que han estado en seguimiento, debido a tromboembolismo pulmonar, diabetes mellitus, infarto agudo de miocardio, crisis hipertensivas y neumonías bacterianas”, sin dar detalles de cuántas han sido estas muertes en total.

En sus persistencias el Minsa destaca además el brindar únicamente sus reportes semanales a través de notas publicadas de manera íntegra en los sitios web de los medios oficialistas del régimen, algo que han decidido hacer desde hace semanas atrás, dejando a un lado la intervención de la programación televisiva en los canales propaganditas, para brindar el informe como “enlace” de último minuto, en el que la ministra de salud, Martha Reyes leía a la ciudadanía el informe detallado.

También: La dinámica del abusador sexual: Señales de alerta que ayudan a identificarlos

A su vez sus notas semanales destacan líneas en las que señalan sus recuperados y el total de contagios reportados desde el inicio de la pandemia hasta la fecha, algo que ha sido contrario a los reportes que el independiente Observatorio Ciudadano muestra cada semana, más los detalles de casos por departamentos, un detalle que ha invisibilizado la entidad regida por la dictadura sandinista.

Régimen minimizó también daños provocados por Eta

Tras una semana ha del paso de Eta en la región, provocando muertes, desapariciones, inundaciones y daños materiales, hasta este lunes 9 de noviembre el régimen de Nicaragua presentó un informe preliminar sobre la cantidad de damnificados, casas destruidas y comunidades que aún siguen inundadas.

Sin embargo hasta la fecha la versión del Gobierno es que el huracán no dejó fallecidos, pero varios medios de comunicación han informado sobre la muerte de dos mineros artesanales en la comunidad El Comal, Buena Vista, Bonanza, que perecieron por un deslizamiento, asociado a Eta.

Además 71, 145 personas fueron evacuadas en el país, según el reporte del Sistema Nacional para la Prevención, Atención y Mitigación de Desastres (Sinapred), pero siendo solo 47, 297 albergadas en 325 centros y más de 9 mil viviendas sufrieron daños por Eta.

En su recuento el régimen orteguista expone que 1,890 viviendas fueron destruidas y 8,030 sufrieron daños parciales. Asimismo, 49,273 padecieron la interrupción de la energía eléctrica.

+ posts

La Lupa es un medio con perspectiva de género y derechos humanos que surgió en mayo de 2019.