El juicio contra cinco presos políticos originarios de la Isla de Ometepe concluyó con un fallo de culpabilidad en su contra. Fue una audiencia oral y pública donde se plantearon hechos de una manera distinta, testigos que dieron otra versión y pruebas inverosímiles que revelan las “contradicciones”  propias de un juicio político, afirmó la abogada María Oviedo, de la Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH).

Juana Estela López Alemán, Justo Emilio Rodríguez López y Edman Jean Carlos Mora Ortiz esperan sentencia por el delito de obstrucción de funciones agravado.

A Edwin Javier Mora Cajina, además del delito de obstrucción de funciones se le acusó de lesiones leves. También se dictó fallo por secuestro extorsivo agravado en contra de la presa política trans Celia Cruz, quien podría enfrentar hasta una pena de 12 años.

Inverosimilitud de los hechos

Los hechos acusados por el Ministerio Público, según Oviedo no responden a lo sucedido el pasado 19 de abril en la comunidad de Esquipulas en el municipio de Moyogalpa en la Isla de Ometepe.

Durante el juicio, según la abogada, la Policía aseguró que eran más de 150 personas las que agredieron a los oficiales que se presentaron a la cancha donde ocurrieron los hechos y que los agredieron con piedras y palos.

“La Policía dice que llegó al lugar y que en ningún momento realizaron disparos, en ningún momento tiraron gases lacrimógenos, es decir dicen que la policía llegó a conversar y eso jamás pasó”, sostuvo la abogada.

Oviedo recordó que los hechos ocurrieron cuando tres de los acusados estaban poniendo una bandera de Nicaragua en la cancha del parque en conmemoración del segundo aniversario de la “Rebelión de Abril”.

“Una CPC de la cuadra informó a la policía y llegaron con dos patrullas y diez oficiales  llegaron a agredir a los jóvenes; cuando los capturan la población sale a querer a recuperarlos y es ahí donde se aglomera todo el pueblo a quererlos rescatar”, afirmó Oviedo.

“Los hechos no son verosímiles, no son creíbles son absurdos dentro de nuestra norma y se le hizo ver al judicial que era imposible que esos hechos hubieran pasado de esa manera que lo había llegado a decir la Policía Nacional o lo había planteado el Ministerio Público”, puntualizó Oviedo.

Testigos se contradicen

Cada uno de los testigos, que supuestamente eran testigos presenciales, refería los hechos de una manera distinta e indicaba participaciones de los acusados en los hechos de una forma distinta, explicó Oviedo.

“Eso generaba contradicciones serias que perjudica gravemente el proceso, porque el Ministerio Público tiene que demostrar todos y cada uno de los extremos de su teoría fáctica y si su teoría fáctica es contradictoria, ahí tenemos un problema (…) no se va a poder corroborar o comprobar su teoría y mucho menos el juez dar por probados hechos establecidos en la acusación porque los hechos resultaron ser contradictorios”, afirmó Oviedo.

La presa política Celia Cruz “jamás estuvo en el altercado” protagonizado por la Policía, dijo la abogada.

“Ella llegó al lugar donde estaba el policía e hizo un Facebook Live, otros dos muchachos jamás pudieron cometer los delitos, porque fueron capturados de forma inmediata, no pudieron haber dañado, ni lesionado, ni secuestrado, ni robado, porque fueron capturados de forma inmediata”, insistió.

Prueba “subjetiva”

La abogada Oviedo denunció que un oficial del Laboratorio Central de Criminalística de la Policía Nacional ofreció en el juicio un vídeo con el cual quería “inducir al judicial” aduciendo que era una prueba en la que aparecían algunos de los acusados en los hechos imputados por el Ministerio Público.

“En el video no se observa nada, era un video borroso, era de noche y no estaba claro, no se podían ver los rostros. El testigo llegó de manera subjetiva faltando a su ética, faltando al profesionalismo, de manera verbal estaba induciendo al judicial y eso fue objeto de reclamo y el juez nos dio lugar a la objeción y le dijo al perito que no continuara con esa práctica”, afirmó Oviedo.

https://twitter.com/MariaOviedoD/status/1285735969753305088

Forense parcializada

A juicio de Oviedo, los peritajes forenses no cumplieron con el “protocolo de atención”, debido a que faltaban muchos requisitos en la estructura del informe pericial, algo que también fue objeto de reclamo por la defensa de los acusados.

Al conocer de esta prueba, se notó a una de los médicos forenses que estaba “totalmente parcializada su disposición en juicio”.

“Como perito dejó mucho que desear la ética a tal punto que ella quería que todas las lesiones encontradas en los policías evaluados llegaran a constituir delitos graves”, agregó la representante de la CPDH.

Esa misma forense, agregó Oviedo, alegaba que, todos los policías que intervinieron el 19 de abril y que supuestamente fueron lesionados, pudieron haber muerto ese día.

“Eso no lo puede hacer un médico forense venir y decir que pudieron haber muerto, esas son consideraciones excesivas y eso está prohibido, el médico forense solo tiene que detectar la lesión que encuentra y qué tipo de gravedad tiene, eso no se contempla porque estaríamos ante un peritaje subjetivo”, cuestionó Oviedo.

+ posts