Organizaciones de mujeres centroamericanas demandan al régimen de Daniel Ortega y Rosario Murillo, y especialmente al organo judicial de Nicaragua, realizar un proceso de rápida investigación e imparcial sobre el asedio policial en contra del Movimiento de Mujeres María Elena Cuadra (MEC), perpetrado el pasado viernes 25 de septiembre.

Las organizaciones centroamericanas señalan a través de un comunicado de prensa, que estos actos no deben quedar en la impunidad, puesto que evidencian un hecho de violencia institucional, con el fin de crear temor y amedrentar al Movimiento de Mujeres María Elena Cuadra en su rol de defensoras de derechos humanos de las mujeres.

Persecución política vulnera los derechos humanos

Las mujeres señalan la vulneración de los derechos de la dirigente del movimiento, Sandra Ramos, así como del personal de la organización, quiénes se han visto como perseguidas políticas en su propio país, por parte de las autoridades, que a su parecer, son «quienes deberían de garantizar el trabajo del Movimiento María Elena Cuadra, en defensa de las mujeres más pobres del país que demandan un derecho a vivir libres de violencia y a trabajar en condiciones dignas».

En su mivisa las mujeres centroamericana le recuerdan al régimen de Nicaragua «es suscriptor de la Declaración Universal de Derechos Humanos, el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, entre otros, que contienen una serie de principios y derechos que se basan en las normas del derecho internacional y protegen a las personas defensoras u organizaciones que velan por los derechos de la población».

Agregan que tanto Daniel Ortega como presidente de la República y otras instancias nicaragüenses, están obligados a tomar de manera inmediata todas las medidas pertinentes para evitar cualquier atentado o vulneración contra la integridad del personal del movimiento o cualquier acción que pudiera afectar el desempeño de las funciones de esta organización histórica, «que tanto ha contribuido con el desarrollo de las mujeres y población nicaragüense».

Demandan el pronunciamiento inmediato de instancias internacionales

Las mujeres de Centroamérica hacen su llamado urgente a las instancias internacionales y nacionales, a pronunciarse y demandar la pronta investigación y sanción de reiterados atropellos y vulneraciones a los derechos humanos de Ramos y de cada una de las trabajadoras del Movimiento María Elena Cuadra.

Por su parte, Ramos señaló el pasado viernes que “El María Elena Cuadra es más que esas paredes, somos nosotras, somos las mujeres pobres de este país. ¡Aquí no hay miedo!, le gritó a la policía sandinista que asediaba las oficinas hasta donde Ramos se presentó y advirtió que la acción violó el derecho de organización, el trabajo y el de “defender derechos” de las mujeres.

La misma tarde del 25 de septiembre agentes de la Policía Sandinista se presentaron en las instalaciones del centro comercial capitalino Metrocentro, para impedir un plantón pacífico que jóvenes intentaban realizar en demanda de los derechos de las mujeres, y asediaron las oficinas del Programa Feminista «La Corriente».

+ posts

La Lupa es un medio con perspectiva de género y derechos humanos que surgió en mayo de 2019.