A partir de este martes El Nuevo Diario comenzará a circular en formato estándar o tabloide debido a la escasa reserva de papel en sus bodegas producto de la retención aduanera de la que es víctima por parte del régimen de Daniel Ortega y Rosario Murillo, según anunció de este medio.

«Desde su fundación, hace más de 39 años, es al primera vez que El Nuevo Diario cambia su formato tradicional por estándar por uno más pequeño, obligado por el bloqueo ilegal de su materia prima», dice la nota referida.

El pasado ocho de julio la Dirección General de Aduanas (DGA) liberó el 20% del papel y el 37% de la tinta después que el Tribunal Adanero y Tributario Administrativo de Nicaragua emitiera dos resoluciones a favor de El Nuevo Diario para que se entregaran los suministros, sin embargo no se entregó en sus totalidad.

Este seis de agosto El Nuevo Diario cumpliría once meses de de un bloqueo que «atenta contra la libertad de prensa y el derecho de los ciudadanos a la información».

«La gerencia general de El Nuevo Diario ha insistido ante la DGA que cumpla la ley y entregue todos los insumos propiedad de este periódico, retenidos sin ninguna justificación legal y técnica», explican.

ATAQUE A MEDIOS Y CENSURA

El Nuevo Diario, al igual que el diario La Prensa, han sido víctimas del bloqueo aduanero por parte del régimen de Ortega-Murillo. Mientras las instalaciones de 100%Noticias y Confidencial se encuentran confiscadas como parte de una ola represiva contra los medios independientes.

La Fundación Violeta Barrios de Chamorro ha contabilizado más de mil violaciones a la Libertad de Prensa, desde los sucesos acontecidos el pasado 18 de abril del 2018. Producto del asedio y la persecución alrededor de 70 periodistas críticos e independientes se han exiliado.

Foto de El Nuevo Diario.

+ posts

Periodista especializada en género y derechos humanos.
Es fundadora y directora de www.lalupa.press
Activista feminista en El blog de tu madre.