Fiebre, dolor en el cuerpo, en ojos y garganta, perdida del gusto, apetito y diarrea son algunos de los síntomas que están presentando un grupo de al menos 40 presos políticos, que podrían estar relacionados con el COVID-19, según denuncia de sus familiares.

La mayoría de los presos políticos se encuentran en el Sistema Penintenciario Jorge Navarro, conocido como La Modelo, pero hay otros que están en iguales condiciones en los penales de Granada, Wiwili y Chinandega, alertaron este jueves en conferencia de prensa sus familiares quienes lanzaron un SOS por la libertad por los presos de conciencia.

“Estamos demandando que ellos sean liberados inmediatamente o que sean puestos a la orden de un médico para ser valorados, ya que no queremos sacarlos en otras condiciones”, señaló Ruth Martínez, hermana de Norlan José Cárdenas, recluido en el penal de Tipitapa.

Esta semana, la dictadura ordenó la liberación de 2 mil 815 presos comunes, pero no incluyó a ninguno de los que están en la lista de las organizaciones de derechos humanos como presos políticos.

“Ellos recibieron el beneficio de convivencia familiar, ese día no salió ni un solo preso ni presa política, fueron discriminados por el régimen  (…) Existen más de cuarenta personas que pueden estar cursando síntomas y que son vulnerables por su edad y los padecimientos crónicos”, alertó Martínez.

En el caso de su hermano, agregó Martínez, presenta varios síntomas característicos de la enfermedad que en Nicaragua ha causado la muerte de ocho personas, según cifras del Ministerio de Salud (Minsa).

“Mi hermano está preso desde el 30 de noviembre de 2019 en la galería cinco y está con síntomas como fiebre, dolor general del cuerpo, ha perdido el apetito, ha perdido el paladar, no le siente ni el sabor ni olor a la comida, no se les está brindando atención medica ni se les está dando su medicina adecuada”, reclamó.

Presos políticos Nicaragua
Familiares de presos políticos continúan demandando su libertad.

Problemas al respirar

En el contexto de la pandemia por el COVID-19, la situación de los presos políticos y comunes, incluso, se vuelve más vulnerable por las condiciones de hacinamiento y la precaria atención médica e higiene.

Otro caso similar que denunciaron los familiares de presos políticos es el de Manuel de Jesús Sobalvarro, un hombre de 58 años que permanece recluido en la galería cuatro y que ha presentado “problemas al respirar”, denunció Aracely Medal.

“Presenta síntomas de fiebre, problemas al respirar, no está comiendo, no tiene apetito, está bastante delicado por cuestiones de la presión, su estado es muy delicado es una persona de 58 años, con los síntomas que tiene lo están tratando con suero”, señaló Medal.

Denunció que en la cárcel La Modelo se prohíbe el ingreso de todo tipo de medicamento. “Todos presentan los mismos síntomas, esto se vino de repente el coronavirus está adentro del sistema y el Gobierno no está apoyando a nuestros presos políticos, queremos libertad para todos nuestros presos”, insistió Medal.

Por otro lado, Karen Lacayo, hermana del secuestrado político Edward Lacayo Rodríguez, quien presenta “tos, fiebre y dificultad para respirar”, invitó a todos los familiares de presos políticos a “no desmayar” en sus demandas.

“Necesitamos que nuestros secuestrados políticos salgan de la cárcel (…) No desmayemos sigamos en esta lucha, porque nuestros secuestrados políticos nos necesitan”, puntualizó.

También hicieron un llamado urgente a la Cruz Roja Internacional para que visite los penales, brinden atención médica y constate la situación de los presos políticos.

Según la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia, entre el periodo del 28 de marzo y cuatro de mayo de 2020, un total de 92 personas han sido detenidas arbitrariamente por razones políticas.

+ posts

Periodista con 20 años de experiencia en radio, televisión y prensa escrita.
Graduada en Filología y Comunicación en la UNAN-Managua. Productora y presentadora del programa de corte agropecuario: AGROTV (2015). Desde 2019 escribe para medios de comunicación digitales que surgieron a raíz de la Rebelión de Abril en Nicaragua.