¿Qué hago para cuidar a mi hija con tantos riesgos que hay para ella? Son una de las dudas que se plantean en Las 12 Preguntas y Respuestas que Toda Madre Debe Conocer, un folleto informativo de la Revista Ellas Quieren saber en conjunto con el Movimiento Contra el Abuso Sexual (MACS), el cual fue difundido físicamente por todo el país en el marco de la campaña Yo Te Creo.

El folleto de Las 12 Preguntas fue creado a partir de preguntas reales que varias madres, profesionales, mujeres en la comunidad, y pacientes en el consultorio psicológico se han hecho alguna vez entorno a la violencia sexual, explicó Lorna Norori, psicóloga y especialista en abuso sexual. Y se les brindó una respuesta clara y concreta para cada una ellas.

Ante la primera pregunta, Norori responde que la comunicación basada en la confianza entre adultos y menores de edad, es la clave para cuidar a las niñas, niños y adolescentes y prevenir el abuso. “Hay una comunicación con niñas y niños que está basada en el poder” expresó la psicóloga, quien es también fundadora del MCAS.

En el 2020 hubo 3,849 peritajes médicos legales por violencia sexual en menores de edad, informó el Instituto de Medicina Legal a través de sus boletines estadísticos trimestrales. Las niñas representaron el 87.3% de los casos, es decir, 3,364 peritajes. Y la mayoría de los agresores eran conocidos o cercanos a la víctima.

El abuso sexual se genera en mitos alrededor de la sexualidad y el cuerpo, aseguró Norori. Debido a esto decidieron realizar el folleto en 2017, el cual abarca tres aristas importantes para las madres: ¿Qué hacer para prevenir el abuso sexual? ¿Qué hacer con sus hijas cuando el abuso ocurre? Y ¿Qué hacer cuando hay un embarazo producto del mismo?

Lee también: Romper el silencio del abuso sexual, un proceso de sanación para la víctima

Para prevenir el abuso, además de la comunicación con los menores, es importante que madres, padres y colegios tengan una comunicación entre sí e información al respecto.  “Todas y todos tenemos un rol que desempeñar para la prevención del abuso sexual. La comunicación entre pares hace que los niños busquen ayuda si algo les ocurre”, sostuvo Norori.

Pero para esto, las madres deben abandonar sus propios mitos y tabúes. “La primera pregunta es ¿Qué hago para cuidar a mi hija con tantos riesgos que hay? Ellas no saben. Piensan que reprimirla es la alternativa, pero las niñas son preadolescentes, quieren socializar más y lo que obtienen a cambio es mucha represión”, explicó la psicóloga.

Las 12 Preguntas se difundieron en todos los departamentos del país y contó con más participación de la esperada. Chinandega fue la ciudad con más demanda, donde también realizaron la exposición con un grupo de madres sordas con la ayuda de un intérprete de lenguaje de señas.

Norori enfatizó que cuando el abuso ocurre, lo más importante no es la denuncia, sino garantizar la protección de la niña, niño o adolescente. Es decir, asegurarse que el menor no tenga más contacto con el abusador y brindar ayuda médica para evaluar si hay ITS o un posible embarazo. “La denuncia puede ser una línea dentro de todas las acciones que hay que desarrollar para protegerla”, manifestó, pero no la prioridad.

Además: “Hay una normalización del abuso y la violencia sexual hacia las niñas y adolescentes”

Asimismo, añadió que el tratamiento con el menor no debe ser de manera acusatoria, intimidatoria o insistente, al contrario, se le debe brindar seguridad y apoyo. De ahí nace el nombre de la campaña permanente y sostenida desde el año 2011, “Yo te creo. Para prevenir el abuso sexual, aprendamos a escuchar”. Norori expresó que “yo te creo es lo primero que quieren escuchar las niñas, niños y adolescentes cuando están siendo abusados y piden ayuda”.

Para poder actuar ante el abuso, primero hay que reconocer los indicios que muestran las niñas, niños y adolescentes cuando se encuentran en este: cambios de humor, pataletas repentinas, constante llanto, dolores en el cuerpo, aislamiento, miedo o afinidad inmediata con una persona, esconderse, autolesionarse, tener ideas suicidas o manchas de sangre en la ropa interior, son algunos de los indicadores seguros que el menor se encuentra en situación de abuso.

Ante cualquier sospecha siempre es importante consultar con una especialista, insistió Norori.


+ posts