De forma tardía, el régimen de Daniel Ortega empezará a impulsar una serie de medidas para evitar la propagación del COVID-19, que incluyen el distanciamiento social y el uso de mascarillas entre la población, en momentos cuando según especialistas de salud se espera un repunte de casos para las próximas semanas.

“Vamos a fortalecer toda la información sobre el lavado de manos, como la medida eficaz de contención, de la transmisión del COVID-19, también la distancia personal de precaución, también el uso de mascarilla, explicando quiénes deben usarla, personas con síntomas respiratorios, personal de salud, las personas que cuidan a personas vulnerables, enfermos, en la familia”, indicó la vocera del régimen, Rosario Murillo.

En su alocución diaria en los medios oficialistas, Murillo señaló que estarán externando recomendaciones adicionales sobre el uso de la mascarilla. “Las otras personas que quieran usarlas (la mascarilla) es muy importante que conozcan las recomendaciones para el buen uso, porque de lo contrario, se convierten más bien en un factor de riesgo”, indicó.

El régimen ha sido fuertemente criticado por el mal manejo que han hecho de la pandemia, que ya cobró la vida de tres nicaragüenses. En respuesta, desde que se confirmó el primer caso el pasado 18 de marzo, la población tomó sus propias medidas de precaución para evitar contagiarse.

La respuesta tardía por parte del régimen, que llega 41 días después, incluye otras acciones en espacios públicos y medios de transporte, indicó Murillo.  

“Vamos a estar fortaleciendo todas las acciones para desinfectar los medios de transporte interurbanos, urbanos, interdepartamental, también paradas de buses, mercados, centros de estudios, centros de trabajo, de las casas, los barrios, en fin, es trabajar todos juntos para protegernos mejor”, mencionó la vocera del régimen.

La vocera del régimen, Rosario Murillo, afirmó que empezarán a tomar medidas de precaución.

PLAN DE INFORMACIÓN

En Nicaragua, el Ministerio de Salud (Minsa), a través de comunicados confusos, ha confirmado 13 casos positivos de COVID-19, tres de los cuales permanecen activos. Desde este lunes, las autoridades sanitarias que, entre sumas y restas, llevaban un conteo de los casos en seguimiento empezaron a explicar que “toda persona que lo amerite” será tratada como tal.

Murillo agregó que están elaborando “viñetas, spot de televisión y folletos” que serán utilizados para dar a conocer las acciones que tardíamente estarán impulsando. “Estamos ya elaborando viñetas, estamos elaborando spot de televisión y explicando en sencillos folletos cómo vamos adelante, en el mundo entero se han extremado las medidas de protección”, detalló en su comparecencia.

La respuesta del régimen se da en un momento en que expertos de salud coinciden que en Nicaragua ya hay transmisión local comunitaria, pese a que el Minsa insiste que no hemos llegado a esa fase.

El doctor Javier Núñez, vicepresidente de la Unidad Médica Nicaragüense, dijo recientemente a La Lupa, que por fuentes seguras conoció que los hospitales públicos, caso específico el Alemán Nicaragüense, centro destinado para la atención del COVID-19, tiene “topada su terapia intensiva”.

Finalmente, Murillo destacó que hay que “seguir trabajando, todos juntos para protegernos mejor”, por “la necesidad que debemos sentir cada uno de nosotros de cuidarnos responsablemente”.

Recomendó extremar las medidas y “atender con esmero” a las personas más vulnerables como los adultos mayores.

+ posts

La Lupa es un medio con perspectiva de género y derechos humanos que surgió en mayo de 2019.