*Esto no es un artículo científico ni una nota periodística, es una narrativa desde la experiencia personal

Actualmente, nos estamos enfrentando a una pandemia global que – de forma muy brusca- nos recalca algo que a veces olvidamos y es que no existen manuales para enfrentarse a lo desconocido ni protocolos de acción contra una situación que nunca antes había sido documentada y/o estudiada; con la enfermedad causada por el Covid-19 y su incidencia mundial nos damos cuenta que los seres humanos nos vemos constantemente sometidos a procesos de aprendizaje sobre la marcha y es importante ver los ejemplos para elaborar un plan de acción para el futuro.

Como muchos saben, mi exilio me trajo a un país europeo y resulta ser uno de los cinco países con mayor número de contagios y muertos después de China , y en esta ocasión aprovecho el espacio para compartirles las medidas de prevención que me han parecido más efectivas – personalmente – como estudiante de medicina y como un visor externo por parte de las autoridades sanitarias del país; el objetivo de este escrito es contarles como se ha vivido la crisis desde acá para que puedan  – o no –  seguir el ejemplo y aplicarlo en la medida de lo posible.

Puedes leer: Cuatro medidas personales que te protegerán del covid_19

Al comienzo del brote epidemiológico, hubo un mal manejo de la situación por parte de las autoridades, pero eso no impidió que las personas empezaran a tomar precauciones y medidas preventivas por su propia cuenta para evitar contagiarse por este virus del que lo poco que se sabía, era y es su alto índice de mortandad. Pasado el tiempo y posterior a la convocatoria de un estado de alarma y el establecimiento de una cuarentena nacional las medidas de prevención fueron más conspicuas, pero los resultados no fueron tan favorables por ejercer a destiempo.

Medidas de higiene y distanciamiento social.

Desde el inicio de la crisis de salud,  a pesar de no haber ningún llamado a mayores medidas de prevención, las personas en los metros y autobuses de la ciudad  ya empezaban a usar mascarillas y/o bufandas para cubrir sus cavidades nasales y bucal, además de no tocar los agarraderos, aplicarse alcohol en gel de forma más constante al entrar y salir de las estaciones, tomar una distancia prudencial entre personas y estornudar/toser cubriéndose con la parte interna del codo.

Cuarentena como medida principal.

La cuarentena es y será – desde mi punto de vista – la mejor medida para evitar que la curva de contagio continúe in crescendo, porque mientras menos actividad haya en las calles, menos se fortalece la capacidad del virus de  contagiar a más personas, no es lo mismo que alguien enfermo esté con 10 personas en la calle a que esté solamente con 2 en su hogar –por ejemplo-; muchas personas podrán decir que la cuarentena es un privilegio de clase, pero ¿Qué privilegio de clase tenemos las personas que vivimos del día a día?, respuesta sencilla: Ninguno. Y a pesar de vivir del día a día, la cuarentena auto-convocada de las personas más desfavorecidas es algo sumamente remarcable y plausible, porque no tenemos cobertura social para salir de esta amarga situación, hablando de corto, mediano y largo plazo.

https://youtu.be/1U-i_hc-PFI

Medidas durante la cuarentena

Ya dentro el confinamiento por seguridad las únicas personas que están ejerciendo sus labores, son las personas encargadas de atender en supermercados, farmacias, transporte de productos, transporte público y demás actividades esenciales; pero eso aún representaba un peligro para la salud de estas personas y de las que saliesen a realizar sus compras o diligencias, por lo tanto las autoridades locales en ciertas ciudades ordenaron fumigar las estaciones de bus y metro cada cierto tiempo, fumigar las paredes y puertas principales de los edificios, además de los depósitos de basura en las mañanas y en las noches; lo más reciente que ví en la ciudad que vivo es que un grupo de agricultores se puso de acuerdo con el ayuntamiento para prestar sus vehículos de fumigación y llevar a cabo una jornada completa en todas las calles de la localidad y aportar su grano de arena.

En los supermercados, de entrada el personal de seguridad te indica aplicarte alcohol en gel y usar guantes, mantener distancias prudenciales de 1.5 a 2 metros entre persona y esperar fuera del recinto para evitar aglomeraciones, además de colocar barreras de  plástico en las cajas para que no haya contacto entre las personas que compran y las que atienden en el lugar; a esto, los comercios más informales le emularon colocando  cortinas de plástico  para evitar el contacto. Además del constante patrullaje de agentes del orden para hacer cumplir con el estado de alarma.

En síntesis, las medidas de prevención han sido llevadas a cabo por las personas desde antes que fuesen ordenadas por las autoridades y eso está muy bien ya que hoy más que nunca la frase “solo el pueblo salva al pueblo” cobra mayor sentido e impacto por la forma en la que se está luchando contra  el Covid-19.

Y si te interesa: Cinco datos sobre la prueba diagnóstico del covid_19

Es necesario recalcar las medidas de prevención e higiene que ya se han dicho como lavarse las manos más seguido, toser y estornudar en la parte interna del codo, tratar de no saludarse de mano ni beso en la mejilla – por muy educados que seamos -, no tocarse el rostro, mantener distancias prudenciales entre personas y estar pendiente de la presencia de los síntomas en nosotros y nuestros familiares.

*Las opiniones son exclusivas del autor.

+ posts

La Lupa es un medio con perspectiva de género y derechos humanos que surgió en mayo de 2019.