En las redes sociales han circulado denuncias de trabajadores de la zona franca Cambridge International, S.A. ubicada en kilómetro 3.5 Carretera Norte, en Managua, donde se quejan de estar expuestos al contagio del COVID-19, luego que el pasado 23 de abril los detectores de temperatura a los que son sometidos al ingreso de la empresa señalaran a docenas de trabajadores con fiebre.

Una de las trabajadoras, que prefirió omitir su identidad por temor al despido, explicó que temen ser contagiados pues conocen que unos 200 trabajadores han presentado fiebre, dolores de cabeza, dolor de cuerpo, náuseas y diarrrea.

La ciudadana indicó que ella fue detectada con temperatura y visitó la clínica provisional en la que está afiliada, pero le dijeron que era «viral», sin realizarle o mandarla alguna prueba para descartar que se trate de un caso de COVID-19, ya que presentaba dolores en el pecho.

Lea también: Desinfección contra COVID-19 es oportuna, pero acciones deben ser integrales

«La mayoría hemos estado desde el jueves pasado con fiebre alta, dolor de cuerpo, dolor de cabeza y malestares de presión en el pecho, cansancio, náuseas y mareos. Nosotros en la planta hemos visitado las clínicas provisionales, pero lo que nos saben decir es que es gripe común, quebradora, que es viral, pero no hay un diagnostico exacto, ni una prueba rápida para saber si tenemos COVID-19», aseguró la trabajadora de la maquila.

La mujer explicó que muchos trabajadores, aunque ya no tienen fiebre, se siguen presentando a trabajar pese a que se sienten mal por temor a ser despedidos, puesto que luego del 30 de marzo al 10 de abril, que la empresa cerró sus operaciones y mandó a sus trabajadores a sus casas sin goce de salario, hubo despidos y reducción de salarios.

El llamado de la trabajadora es que la empresa tome acciones, como ya ha venido tomado en cuanto a la higiene; poniendo jabón líquido, alcohol gel y uso de mascarillas, que consistan en mandar unos 15 días con goce de salario a los colaboradores que presenten fiebre, para evitar cualquier contagio en caso que sea COVID-19, ya que en las clínicas provisionales únicamente se las da tres días y consideran que no hay un buen diagnóstico.

Lea además: Virus y pobreza: Familias dejan de comer dos tiempos

«Yo me sentí mal, estuve tres días con fiebre alta, dolor en el cuerpo, náuseas y diarrea, fui tres veces a la clínica y me decían es que la infección no le ha salido del cuerpo, siga tomando lo que le mandamos, pero no tengo un diagnostico exacto. Para mí están cometiendo negligencia en las clínicas y los hospitales públicos, entonces, creo que nuestra única esperanza para no quedarnos sin empleo o muertos es que la empresa se ponga la mano en la conciencia y mande a todo el que tenga fiebre por 15 días a su casa, con goce de salario, para evitar que los sanos sean contagiados y esto se salga de control», demandó la trabajadora de Cambridge.

Hasta la fecha en Nicaragua se contabilizan 14 casos de COVID-19, de los cuales cinco fallecieron, según el Ministerio de Salud (Minsa). El régimen orteguista también señaló que más de 160 personas han recibido seguimiento como casos sospechosos.

+ posts

La Lupa es un medio con perspectiva de género y derechos humanos que surgió en mayo de 2019.