De forma independiente, seis cámaras que forman parte del Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep) demandaron al régimen de Daniel Ortega ajustar la tarifa de energía eléctrica tomando en consideración los actuales precios del petróleo a nivel internacional lo que permitiría hacer una rebaja en los próximos meses de hasta un 50% en el precio de la tarifa.

Desde enero pasado, el precio del crudo ha tenido unas bajas considerables, alcanzado en estas semanas de abril un mínimo histórico. Con esta tendencia la energía podría disminuir hasta un 20% con los costos actuales del petróleo.

En enero pasado los precios del barril de crudo West Texas Intermediate (WTI), de referencia para Nicaragua, tenían un costo por arriba de los 60 dólares, pero en estos días cayó a un mínimo de 10 dólares.

Según los empresarios, el alto costo de la energía resta competitividad y productividad del país, las exportaciones y limita la generación de empleo. La incertidumbre que vive el país en el tema energético, según los empresarios, afecta la “atracción de nuevas inversiones” tanto a nivel interno como externo.

“La grave situación de la economía nicaragüense, afectada primero por la crisis sociopolítica y ahora por la pandemia del coronavirus amerita una atención prioritaria, con medidas de mitigación en uno de los elementos más importantes en la vida diaria, el servicio de energía eléctrica, servicio de interés nacional”, señalan las seis cámaras firmantes.

Ante este panorama, la Cámara de Comercio de Nicaragua, la Cámara Nacional de Turismo, la Cámara de Industrias de Nicaragua, la Asociación Nicaragüense de Formuladores y Distribuidores de Agroquímicos, el Instituto Nicaragüense de Desarrollo y la Asociación de Productores y Exportadores de Nicaragua exigen que se tomen en cuenta tres puntos.

ALMACENAR DERIVADOS DEL PETRÓLEO

En el contexto actual, según los empresarios, es urgente que las autoridades del país evalúen la ventaja de comprar y almacenar a la brevedad los derivados del petróleo que son utilizados para la generación de energía.

Lo anterior, según las cámaras firmantes, permitirá al país comprar a un precio más económico, hacer una rebaja y aplicarla en la tarifa en los meses subsiguientes. “Esta es una medida que contribuirá a disminuir el precio de la energía eléctrica entre un 40% y 50% del valor actual”, apuntan.

BAJAR TARIFA ACTUAL

En función de la evolución y tendencia de los precios del petróleo WTI, al 17 de abril, las autoridades ya debieron haber aprobado una rebaja de entre un 15% y 20% en el precio de la energía.

“Debemos regresar al menos al precio que teníamos antes del año 2018”, señalan las cámaras empresariales del Cosep.

APOYAR TRES SECTORES

El sector turístico, las pequeñas y medianas empresas, además del sector domiciliar son tres sectores que deben salir beneficiados al hacer una evaluación o reducción en el precio de la energía eléctrica porque son “los más afectados”, señalan los empresarios.

Debido a la crisis económica y ahora de salud que enfrentar los nicaragüenses, proponen implementar otras medidas que “alivien o faciliten temporalmente los pagos de energía”.

Una medida de este tipo, ayudaría a conservar el empleo generado particularmente por las pequeñas y medias empresas del país.

+ posts

La Lupa es un medio con perspectiva de género y derechos humanos que surgió en mayo de 2019.