El Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh), denunció que durante la conmemoración de la “Rebelión de Abril”, entre el 16 y 22 de abril pasado, recibieron un total de 155 denuncias de agresiones policiales “relacionadas con ataques y hostigamientos contra mujeres defensoras, periodistas independientes, familiares de presos políticos y víctimas de la represión de abril de 2018”.

75 de las denuncias fueron de mujeres defensoras y más de 40 fueron de periodistas. Como organización reciben y registran las denuncias de manera telefónica, en parte para evitar detenciones y segundo para evitar contagios por el COVID-19, explicó la doctora Vilma Núñez de Escorcia, presidenta del Cenidh.

Un informe presentado recientemente por el Cenidh junto al Observatorio para la Protección de los Defensores de Derechos Humanos (FIDH-OMCT) menciona que las mujeres defensoras de derechos humanos han sido “especialmente afectadas” por las violaciones que comete el régimen de Ortega detallando que entre el 14 y 17 de abril de 2021 al menos 75 defensoras y sus familias “fueron víctimas de hostigamiento, restricciones a su derecho a la libertad de movimiento y de acoso sistemático durante sus desplazamientos”.

Lee: Urnas Abiertas: 323 situaciones de violencia política en Nicaragua en seis meses

Para Núñez “se incrementó la represión, pero de manera selectiva, fundamentalmente en contra de familiares de las víctimas que pretendían hacer conmemoraciones de los asesinatos de sus hijos, de los periodistas que dan cobertura a esas actividades y en contra de los organismos de derechos humanos como el Cenidh, que dan acompañamiento a las víctimas”.

Preocupa violencia contra mujeres

Las mujeres defensoras de derechos humanos se exponen a ser violentadas al ejercer su trabajo, a través hostigamientos, persecuciones permanentes, vigilancia, obstaculizaciones en los lugares de trabajo; tal como sucedió en el Cenidh el pasado 22 de abril, cuando las Madres de Abril estaban exponiendo su denuncia mientras fueron asediadas por más de 50 antimotines y policías que trataron de intimidarlas.

“Las habían apresado y las trataron de manera humillante y deshonrosa. Viven en constantes ataques verbales y de campañas de desprestigio y descalificación imputándolas de actos delictivos. A mí me tienen en seguimiento permanente, no puedo ir a lugares públicos porque me sacan, incluso hicieron una campaña en mi contra a través de las redes porque me fui a vacunar, por eso hice la denuncia en la Corte y la representante del Estado lo único que pudo responder fue que era parte de las redes y que no podían detenerlo” indicó Núñez.

Detalló que documentan esas denuncias porque tratan “de identificar a los llamados perpetradores, los criminales que ejecutan las agresiones” para lograr justicia al menos en tribunales internacionales.

Estos hechos forman parte de un patrón que está incrementándose, en actos represivos cometidos durante conmemoraciones o fechas especiales para las madres que recuerdan a sus hijos asesinados durante la Rebelión de Abril.

Las denuncias de organizaciones nicaragüenses señalan al régimen, a través de la Policía, como principales perpetradores de estas violaciones de derechos humanos. Según la información de organizaciones locales, estos agentes estarían siendo asistidos por grupos armados pro-gubernamentales e integrantes de las redes de control territorial afines al partido de Gobierno.

Constantes violaciones a la libertad de prensa

Desde marzo de 2018, se disparó el número de violaciones a la libertad de prensa y abusos contra periodistas, según el registro del Observatorio para la Protección de los Defensores de Derechos Humanos (OBS), programa en conjunto con la Federación Internacional de Derechos Humanos (FIDH), y la Organización Mundial contra la Tortura (OMCT).

El Cenidh recurre a esa instancia para divulgar información a nivel internacional, con el cual se trata de vigilar todos los atropellos que se cometen en contra de defensores de derechos humanos y periodistas.

También: Derechos Humanos: Cuatro asedios al día contra opositores en Nicaragua

Dichas organizaciones toman una acción urgente para que las personas se pronuncien y aporten más pruebas o emitan un comunicado en forma de pronunciamiento oficial que da por cierto y aprobado todas las represiones denunciadas.

El pasado 7 de mayo, el OBS, emitió un comunicado en el que expresaba una petición directa al régimen de Daniel Ortega para que cese la represión.

Según la directora del Cenidh, lo que ellos como organización pretenden es recibir las denuncia y mandar toda la información de los hechos a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), al Mecanismo Especial para Seguimiento de Nicaragua (Meseni) y  la Oficina de la Alta Comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos (Oacnudh) así como a las organizaciones no gubernamentales como Amnistía Internacional.

+ posts

La Lupa es un medio con perspectiva de género y derechos humanos que surgió en mayo de 2019.