De 49 femicidios que se registran en lo que va del año, la Policía orteguista solo reconoce 17. Al brindar el reporte, Rosario Murillo justificó la pasividad del Estado en los casos de violencia contra la mujer al asegurar que son difíciles de prevenir porque la mayoría ocurren en el ámbito privado y traspasó a las iglesias el trabajo de prevención.  

Maris Yamileth Quiñones, una mujer de 36 años, ha sido víctima de la violencia machista en Nicaragua. Su pareja, Melvin Leonel Briceño, un joven de apenas 23 años, la mató a machetazos este martes en San Pedro del Norte, Chinandega, y luego huyó a Honduras de donde es originario.  

Este miércoles la vicepresidenta Rosario Murillo, en su monólogo tradicional, brindó un reporte policial donde solo reconoció 17 femicidios en el transcurso de 2019. Los datos oficiales indican que la mayor ocurrencia está en Jinotega y Managua. La Policía orteguista también ha registrado casos de violencia machista en Chontales, Caribe Sur, Chinandega, Matagalpa, León y el Caribe Norte.  

Sin embargo, solo en siete, de los 17 femicidios reconocidos por la institución sadninista, se logró la captura de los femicidas. Mientras cinco están prófugos y cinco se quitaron la vida luego de cometer el crimen.  

“La principal causa es la discordia entre parejas y generalmente ese delito grave se comete dentro de las casas… es difícil porque esto sucede en los hogares, pero tenemos que trabajar y ahí pedimos el apoyo siempre de los pastores, de las iglesias, que conocen la vida, las relaciones, si son buenas o menos buenas entre las parejas, que nos alerten para poder trabajar con el Ministerio de la Familia y tratar de prevenir”, dijo Murillo.

CIFRAS NO COINCIDEN

La cifra ofrecida por Murillo están lejos de coincidir con los datos que brinda la organización de mujeres Católicas por el Derecho a Decidir (CDD) que contabiliza 49 femicidios, tres más que en el mismo periodo del año pasado, y de los cuales 34 agresores están prófugos de la justicia, según sus registros. 

Para Martha Flores, directora de Católicas por el Derecho a Decidir, las palabras de Rosario Murillo evidencian la pasividad con la que este Gobierno ha tratado la violencia machista y recuerda que en esta administración, Ortega y Murillo erradicaron las Comisarías de la Mujer, Niñez y Adolescencia y en los casos donde hay denuncias, las autoridades aplican una inefectiva estrategia de mediación con los agresores, que en muchos casos las terminan matando.  

Flores agrega que los datos de la Policía “son una vergüenza” porque al reducir la cantidad de casos reflejan su intención de querer “invisibilizar los femicidios” 

TRASPASA RESPONSABILIDAD A LA IGLESIAS 

Para la organización Católicas por el Derecho a Decidir, la violencia contra las mujeres debe verse como un problema de carácter público, el Estado debe asumir un rol más beligerante y el trabajo de prevención, además de incluir a sectores sociales como las iglesias, como lo propone Murillo, debe tratarse principalmente con educación desde las escuelas.  

“Este no es asunto de traspasar la responsabilidad solo a las iglesias, el Estado debe trabajar con todos los sectores, con las organizaciones de mujeres, con las instituciones, con la Corte Suprema, con el Ministerio de Educación, y, sobre todo, debe dejarse de ver como un problema de carácter privado”, insiste Flores.  

La experta en educación Sobeyda Zamora ha dicho que, pese a que en las escuelas primarias y secundarias del país en las clases de convivencia y civismo se abordan pinceladas relacionados con la equidad de género, roles sociales y algunas teorías sobre el machismo y el feminismo, para abordar el problema de la violencia contra las mujeres las autoridades deberían crear una asignación especial. 

“Con tantos femicidios que hemos estado viendo debería haber una materia aparte, sobre todo en secundaria para profundizar en estos temas, porque a los hombres desde el hogar se les enseña a ser violentos, pero a las mujeres no se les enseña cómo detectar un hombre violento y que se les enseñe a ambos el amor propio”, propone la experta.  

+ posts

La Lupa es un medio con perspectiva de género y derechos humanos que surgió en mayo de 2019.