La Comisión responsabiliza al régimen de Daniel Ortega y Rosario Murillo “sobre la seguridad de todos las personas que viajaron a El Salvador para brindar sus testimonios”, como parte de la tarea de evaluar y propiciar una salida negociada a la crisis.

La Comisión de Alto Nivel de la Organización de los Estados Americanos (OEA) sobre Nicaragua manifestó preocupación por la seguridad de familiares de víctimas, representantes de sociedad civil y otros actores con los que ha sostenido reuniones en El Salvador.

En comunicado, la Comisión expresa llama a las autoridades del régimen de Daniel Ortega a velar porque la integridad de los entrevistados por ellos no se ponga en riesgo.

“La Comisión hace pública su preocupación por la seguridad de las personas que fueron entrevistadas durante su estadía e insta al gobierno de Nicaragua a proteger la seguridad de estas personas en su regreso al país”, expresan los representantes delegados de diferentes países ante la OEA a quienes el órgano continental les encomendó la tarea de realizar gestiones diplomáticas al más alto nivel para que la crisis del país sea resuelta por la vía del diálogo.

La Comisión integrada Estados Unidos, Canadá, Argentina, Jamaica y Paraguay se vio obligada a reunirse con actores claves para abordar la crisis nicaragüenses en El Salvador, luego que Daniel Ortega, por medio de la Dirección  de Migración y Extranjería prohibiera su ingreso dos días antes de la visita oficial que había sido notificada a Ortega por los canales diplomáticos establecidos.

Los diplomáticos integrantes de la misión, son enfáticos al responsabilizar al régimen de Daniel Ortega y Rosario Murillo “sobre la seguridad de todos las personas que viajaron a El Salvador para brindar sus testimonios ante la misma”.

“La Comisión seguirá trabajando en aras de lograr democracia, derechos humanos, paz, verdad y justicia para Nicaragua”, manifestaron en la nota divulgada este miércoles.

Desde el 28 de agosto corre el plazo establecido en la Asamblea General de la OEA para que la Comisión presente el informe de su gestión en el que se deberá plasmar si existe o no voluntad del régimen para trabajar por una salida pacífica.

La agenda de trabajo de la Comisión se desarrolló los 1 y 2 de octubre y consistió en reuniones con representantes de la sociedad civil y política nicaragüense “a fin de procurar una solución democrática, pacífica y eficaz para la crisis política y social del país”, dice la comunicación.

El régimen de Nicaragua ha descalificado el trabajo de la Comisión e ignorado los llamados que desde el organismo le han dirigido para que reconsidere su posición.

+ posts

Periodista especializada en género y derechos humanos.
Es fundadora y directora de www.lalupa.press
Activista feminista en El blog de tu madre.