Un total de 9 mujeres periodistas fueron víctimas de agresiones en el primer trimestre del año, periodo en el que se identificaron nuevas formas y otros patrones de intimidación, según un nuevo informe de violaciones a la libertad de prensa.

La confiscación de libretas de apuntes de periodistas, la exigencia de borrar material grabado a través de celulares, la toma de fotografías a libretas de apuntes y cédulas de identidad de periodistas; la exigencia de quitarse la mascarilla para tomarle fotos al rostro de los comunicadores y la persecución de periodistas en espacios públicos como mercados y centros comerciales fueron nuevas formas de intimidación reportadas en este trimestre.

Además: Mujeres periodistas se enfrentan a pandemia global de violencia cibernética

El pasado 16 de marzo, la periodista Geraldine Domínguez, de Canal 10, fue objeto de “persecución y hostigamiento de parte de fanáticos del régimen”, cuando realizaba un recorrido en un mercado de Managua junto a su camarógrafo Erásmo Hernández, como una nueva forma de intimidación hacia las periodistas.

“Ya ni en los mercados podemos andar tranquilo, dando cobertura a los diferentes precios de la canasta básica, ya el monitoreo no es posible, ya ahora te ponen dos sujetos detrás de vos con el argumento de que te están ‘protegiendo’ no así, te empiezan a grabarte”, denunció Domínguez.

En un periodo de 15 días, el 31 de marzo, se registró otro ataque contra la periodista de Radio Corporación, Marisol Balladares Blanco, quien fue asaltada y acuchillada en un dedo de su mano, revela el informe.

La periodista, detalló que el robo no fue casualidad, sino que más bien fue “dirigido y planificado”, porque lo único que le interesaba al delincuente era su teléfono celular, dado que su cartera y dinero, no se lo robaron.

Los fanáticos del régimen, también están arreciando los ataques contra la prensa independiente en los departamentos del país.

En Matagalpa, la periodista Flor de Liz Ordóñez del canal comunitario NOTIMAT, denunció que el 15 de enero del 2021, una camioneta de la Policía Nacional se estacionó frente a su casa de habitación y uno de los uniformados se refirió a ella como la “periodista golpista”.

Como resultado de la “campaña de desprestigio en contra de periodistas y medios de comunicación independientes”, la periodista de Canal 10, Xochilt Mendoza, también fue víctima de un fanático, quien se identificó como William Palacios, y les atribuyó ser “responsables” por el alto precio del combustible.

26 ataques a periodistas

Los ataques sufridos por los 26 periodistas (49.1%) forman parte de los 53 casos de violaciones a la libertad de prensa que se registraron entre enero y marzo de 2021, que recayeron en 34 víctimas.

La periodista de radio La Costeñísima, Kalúa Salazar, fue declarada culpable por injurias y calumnias. Foto Cortesía

Un total de 14 personas entre editores, directores y ejecutivos de medios (26.4%); 11 medios de comunicación (20.8%); un trabajador de medio (1.9%) y un camarógrafo (1.9%) se suman a la lista de víctimas en este trimestre.

“Los periodistas o reporteros como personas naturales siguen siendo las principales víctimas de las agresiones”, menciona el informe que en esta ocasión fue publicado por el diario La Prensa, rotativo que asumió el compromiso de continuar documentando los casos tras el cierre de la Fundación Violeta Barrios de Chamorro.

De acuerdo con el informe, las campañas de desacreditación y estigmatización en contra de editores, directores y ejecutivos de medios “ha aumentado considerablemente”.

Hay situaciones preocupantes

Managua sigue siendo el departamento donde se registran más casos de violaciones a la libertad de prensa, en total se documentaron 26 (49.1 %) situaciones; seguido de León donde registran 12 casos (22.6%) y la Región Autónoma del Caribe Sur donde ocurrieron 8 casos en este periodo.

“Es preocupante mencionar que en León y la RACCS, las víctimas casi siempre son las mismas”, detalla el documento.

Unas las situaciones denunciadas en la RACCS fue la vivida por la periodista Kalúa Salazar en Bluefields, quien sigue siendo objeto de un asedio y acoso “desproporcionado” por parte de la Policía Nacional.

La última denuncia se registró el pasado 31 de marzo, mientras Salazar se entrevistaba con el Relator Especial para la Libertad de Expresión de la Comisión Interamericana de derechos Humanos (CIDH), Pedro Vaca.

Puedes leer: Kalúa Salazar: “Vamos a seguir denunciando los abusos desde la radio La Costeñísima”

Una patrulla de oficiales armados se ubicó enfrente de su vivienda justo a la hora de la entrevista.

“Soy testigo del asedio policial contra la periodista Kalúa Salazar y su familia. Hace unos minutos -mientras hablaba con ella- vi en directo como un escuadrón policial llegó a su casa. Nuestra llamada no acaba y la policía aún no se va. Mi rechazo enfático a esta persecución”, denunció el relator mediante una publicación en su cuenta de Twitter

Los perpetradores de los ataques

En el trimestre evaluado, se comprobó que en el 74% (39) de los casos documentados, las instituciones estatales y sus funcionarios encabezan como los “principales precursores o perpetradores de violaciones a la libertad de prensa”.

Un 21% equivalente a 11 casos, los agresores no fueron identificados; en cambio un 4% en 2 casos los agresores fueron identificados como sujetos paraestatales, 1 caso (1 %) fue cometido por agente no estatal.

Según el documento, marzo fue el mes en que más ataques se registraron, en total 22; mientras que en enero reportan 18 y 13 en febrero, respectivamente.

El informe que elaboraba la Fundación Violeta Barrios de Chamorro, ahora es elaborado por el diario La Prensa, desde el cierre del organismo debido a la Ley de Agentes Extranjeros.

+ posts

Periodista con 20 años de experiencia en radio, televisión y prensa escrita.
Graduada en Filología y Comunicación en la UNAN-Managua. Productora y presentadora del programa de corte agropecuario: AGROTV (2015). Desde 2019 escribe para medios de comunicación digitales que surgieron a raíz de la Rebelión de Abril en Nicaragua.