La pandemia del coronavirus ha puesto de relieve la vulnerabilidad de las mujeres en un escenario donde la discriminación de género, y otras variables de exclusión pueden condicionarlas y exponerlas a mayores riesgos de infección y limitar su acceso a servicios de salud, advirtió Catharina Cuéllar, asesora de género y salud de la Organización Panamericana de la Salud (OPS).

En el contexto de la pandemia, las mujeres son “altamente impactadas” por la enfermedad, señaló la asesora de género de la OPS durante una entrevista que transmitió en vivo la Red de Salud de las Mujeres Latinoamericanas y del Caribe, una organización que promueve y, entre otras cosas, el derecho al acceso universal a la salud integral de las mujeres.

También: Mujeres en peligro ante liberación de violadores y femicidas

“Las mujeres en toda su diversidad en Latinoamérica y el Caribe viven con más pobreza, sobreviven en gran parte con el trabajo informal, cuando están en el trabajo formal ganan menos por el trabajo igual, tienen menos acceso a pensiones y seguros de salud, tienen menos voz en la gobernanza formal y encima de eso deben cuidar a la familia con o sin pandemia”, señaló Cuéllar.

Mujeres en el personal médico

La asesora de género y salud de la OPS reiteró que las mujeres trabajadoras de la salud, que están en la primera línea de batalla contra el COVID-19, son todavía más vulnerables a un contagio.

En Italia, por ejemplo, el 68 por ciento del personal médico que resultó infectado por el virus eran mujeres, mientras que en España la cifra refleja que fue el 75 por ciento de los enfermos y en la región hasta un 68 por ciento de los contagios lo sufrieron las mujeres.

“Hay una alta vulnerabilidad en las trabajadoras de primera línea de cuidado, eso se ha dicho y tenemos estadísticas para apreciarlo de mejor manera (…) Es parte del trabajo de combatir las necesidades de las mujeres, la sombrilla de la salud universal, esta pandemia ha revelado las fragilidades alrededor de la salud universal, ha identificado brechas y desigualdades múltiples, las diversidades, la exclusión social, el trabajo, etcétera”, reiteró Cuéllar.

Según la especialista, se reporta un incremento de entre un 25 por ciento hasta 40 por ciento en las llamadas de los servicios de ayuda, principalmente por el tema de la violencia machista, seguido por temas relacionados a la salud mental.

En el contexto de la pandemia, se ha producido muertes maternas por COVID-19 en la región, pero esos casos están documentándose, afirmó Cuéllar porque el dato no es tan fácil de conseguir.

“Además de la vulnerabilidad marcada de los hombres, la desigualdad de las mujeres no superada, también coloca a las mujeres en situaciones de vulnerabilidad hasta con cierta precariedad”, insistió la especialista en temas de género y salud.

Cuéllar concluyó diciendo que las mujeres tienen “necesidades diferentes” que no logran satisfacer por diferentes razones: “su exposición aumentada, por su doble carga de trabajo, por la desigualdad que la expone a la violencia, por su rol social de reproducir, por su estatus desigual económico, por su orientación sexual, y ojo las mujeres trans viven una situación, también de exclusión y de riesgo durante la pandemia”.

+ posts

La Lupa es un medio con perspectiva de género y derechos humanos que surgió en mayo de 2019.