Nicaragua comenzará a cobrar 30 dólares por la vacuna de la fiebre amarilla a los ciudadanos que la requieran para viajar, un servicio que hasta ahora era gratuito, anunció el Ministerio de Salud (Minsa).

Según las autoridades sanitarias esta medida obedece a un aumento en «la demanda de personas que requieren viajar a países en riesgo de transmisión de la fiebre amarilla según listado de OMS/OPS».

Hasta la fecha la vacuna de la fiebre amarilla es aplicada exclusivamente por el Minsa a los nicaragüenses que requieren viajar a países con riesgo de transmisión de la enfermedad, y que la exigen como requisito de ingreso.

Adiós a la salud gratuita

En menos de quince días este es es el segundo cobro por servicios de salud que el régimen de Daniel Ortega y Rosario Murillo anuncian. El pasado 17 de julio, la institución anunció que cobrará 150 dólares por la prueba para detectar el COVID-19.

Expertos en salud han denunciado estas medidas recaudatorias e inhumanas en tiempos de la peor pandemia mundial de salud por parte del régimen Ortega-Murillo.

Según el Minsa la decisión de cobrar la vacuna está asociada a un incremento de la demanda de ciudadanos que requieren viajar a países en riesgo de transmisión. Sin embargo, no detallan sobre las cifras de incremento y extraña que la medida se tome cuando no hay viajes de nicaragüenses al extranjero.

¿Qué hay que hacer?

La nota de prensa explica que la aplicación de la vacuna contra dicha enfermedad estará disponible únicamente los días lunes, miércoles y jueves, en el puesto de salud Conchita Palacios, en Managua donde tradicionalmente se aplicaba de forma gratuita.

Esta inyección debe ser aplicada 10 días antes del viaje, y los interesados en adquirirla deben presentar cédula de identidad, pasaporte, copia del boleto de viaje y copia de la invitación a la actividad que se dirige (en caso de que la tengan).

Ahora, además, será necesario pagar 30 dólares en una sucursal del Banpro, a nombre de: TGR-MINSA. También indican que aceptarán pagos en efectivo en la Caja General del Complejo Conchita Palacios.

¿Quiénes la necesitan?

La vacuna contra la fiebre amarilla es un requisito indispensable que deben cumplir los ciudadanos nicaragüenses y extranjeros que viajen a países que tienen riesgo de contagio como Colombia, Brasil, Bolivia, Perú, Argentina, Ecuador, Panamá, Venezuela y Paraguay.

Nicaragua impuso en 2017 el requisito de presentar el certificado de vacunación para entrar al país a los viajeros  procedentes de esos países ante una alerta en la región por brotes de fiebre amarilla.

«La fiebre amarilla es una enfermedad infecciosa, que es endémica en áreas subtropicales y tropicales de Sudamérica y África, y su presentación clínica es variada, pasando de una enfermedad febrero y leve, hasta una enfermedad hemorrágica y hepática grave», detalla el sitio Conocedores.com en su web.

No existe tratamiento para la fiebre amarilla. La vacunación es la medida preventiva más importante y una sola dosis es suficiente para desarrollar inmunidad y protección de por vida, indica la Organización Mundial de la Salud (OMS).

+ posts

La Lupa es un medio con perspectiva de género y derechos humanos que surgió en mayo de 2019.