La ministra de salud, Martha Reyes, reapareció en los medios oficialistas para ensalzar el modelo de “comunidad organizada” que promueve el régimen en Nicaragua, para hacer creer que tienen una estrategia trazada y han “detectado oportunamente” los casos de COVID-19 en el país, a pesar que minimizó la importancia de las pruebas de detección.

“Estamos trabajando con nuestra comunidad organizada, que es la base de nuestro modelo, en las visitas casa a casa, en los territorios que se consideran de mayor riesgo para poder captar los cuadros”, mencionó Reyes durante una entrevista del segmento 15 minutos del oficialista canal 13.

La semana pasada, el Minsa reportó 1,464 casos positivos y 55 muertes por COVID-19, pero las cifras contrastan con la información verificada por el independiente Observatorio Ciudadano que registra 4,971 casos sospechosos y 1,398 muertos asociados al coronavirus hasta el pasado 10 de junio.

El modelo comunitario

Según Reyes, ese modelo que promueve el régimen ha permitido detectar los casos sospechosos, incluso “aquellos casos que ya teníamos definido que iban a desarrollar (la enfermedad), posiblemente por su edad o por sus condiciones de enfermedades crónicas de base alguna complicación”.

Esa detección –agregó- permite garantizar la “atención correspondiente y evitar las complicaciones en este grupo de mayor riesgo y la necesidad de tener que ir a un hospital”.

A partir de sus informes semanales, el Minsa ha dicho que se han ocurrido “otros fallecimientos” de personas en el contexto de la pandemia, causados por “tromboembolismo pulmonar, diábetes, infarto agudo, crisis hipertensiva y neumonía bacterianas”, una forma que según especialistas utilizan para ocultar los muertos por COVID19.

covid población
La población nicaragüense enfrenta la pandemia sin acciones concretas de parte del régimen. Foto: La Lupa / O. Navarrete

Pruebas COVID-19

Aunque, se refirió a la utilización de las pruebas para detectar si una persona está contagiada con COVID-19, en esta ocasión la funcionaria del régimen tampoco detalló cuántas se han realizado a esta fecha.

“La verdad es que para nosotros las pruebas son un apoyo en el comportamiento epidemiológico, lo importante acá es detectar la sospecha, garantizar la atención,  definir quiénes están en una condición leve que puede hacer su tratamiento en el domicilio con todas las medidas preventivas, quiénes ameritan su traslado a nivel hospitalario para el seguimiento que corresponde”, señaló Reyes.

La ministra de salud reconoce que la utilización de las pruebas son “importantes”, pero estas se irán aplicando conforme a lo que arroje el “seguimiento epidemiológico”.

“Lo que se está garantizando es el seguimiento epidemiológico a través de decirse, hay lugares donde ha habido brotes, cómo continúa ese comportamiento; si hay lugares donde ha habido pocos casos, cómo se está monitoreando para verificar realmente si se continúa”, refirió Reyes.

La funcionaria del régimen agregó que “hay lugares, también que no han reportado a nivel nacional, y en ese sentido, también se hace un seguimiento como sitio centinela para verificar cómo está el comportamiento”.

Falta infraestructura

Según la ministra Reyes, desde el 2007 a la fecha el régimen ha invertido un total 471 millones de dólares en infraestructura hospitalaria para garantizar una atención con “calidad” a la ciudadanía.

No obstante, Reyes evitó referirse al colapso de hospitales tanto públicos como privados, que en el contexto de la pandemia no dan abasto a la demanda de la población que busca camas para internar a pacientes enfermos con coronavirus.

La ministra tampoco se refirió al despido de los médicos especialistas, que la semana pasada denunciaron haber sido despedido de las unidades públicas por no comulgar con el régimen y apoyar la iniciativa de las asociaciones que brindan recomendaciones de prevención y demandan acciones urgentes frente a esta pandemia.

“Eso va a permitir a nuestras familias tener un acceso con una mayor calidad, con estructuras modernas, con equipamiento más actualizado y con el esfuerzo que se ha venido haciendo de ir estableciendo que el personal de salud con una mayor cantidad de respuesta, especialistas, puedan estar trabajando en estos hospitales”, señaló la funcionaria.

Reyes señaló que en el país un total de 19 hospitales fueron designados para la atención del COVID-19.

En el país, según algunos datos aportados, existen 77 hospitales, 11, 732 camas para hospitalización, 449 ventiladores.

+ posts

La Lupa es un medio con perspectiva de género y derechos humanos que surgió en mayo de 2019.