En esta nueva entrega de “La Guarida del Oso” estuvimos conversando con el joven nicaragüense Fernando Guzmán, psicologo y magister interdisciplinario en intervención social que ha trabajado con poblaciones vulneradas, como en situación de pobreza o de exclusión social. Durante la entrevista, hablamos sobre movimientos migratorios y leímos los resultados de una encuesta que hice en Twitter hacia los jóvenes que quieran salir de Nicaragua.

Actualmente, Fernando es responsable del proyecto MigrApp, una herramienta digital que ayuda a migrantes en Chile a acceder a información para el ejercicio de derecho en el país.

¿Cuáles son las causas más comunes de migración?

El fenómeno de la migración no es algo que se de solo en Latinoamérica, alrededor del mundo la población migrante existe. Hay países que son expulsores de personas y otros que son receptores, esa es una característica que se da a nivel global; en la mayoría de casos, la situación económica es la principal razón.

Personas que en sus países de origen no encuentran un trabajo que les permita sobrevivir y sostener a sus familias y buscan oportunidades en otros lugares, en países donde hay “más oportunidades” laborales y donde puedan generar más ingresos y así enviar las famosas remesas.

Hay otro porcentaje de personas, los más jóvenes, que migran por temas académicos, encuentran alguna beca; de forma reciente, la tercer razón importante sería la razón política, migrantes que se ven forzados a dejar su país por razones políticas y estas personas llegan al país de destino a solicitar refugio. Quizá haya una cuarta motivación, que sería por voluntad, este es un porcentaje muy pequeño pero como vivimos en un mundo tan globalizado con cambios culturales, pueden haber jóvenes que tengan curiosidad de conocer nuevas cosas y puedan hacerlo.

¿Crees que las personas estén conscientes de lo que van a enfrentar en un nuevo país?

Cuando las personas salen por razones políticas y van en busca de asilo, ahí no tenés tanta opción porque no te detenés a pensar que te espera donde vas a migrar y ver si es mejor quedarte o irte.

Te estas yendo porque quedarte no es una opción, o te vas o te matan, te encarcelan, te torturan. Tenés el caso de Nicaragua, que incluso pasando esa situación tan crítica las personas deciden volver, por estar pasando tanto tiempo en una situación donde es insostenible seguir con tu vida, ya antes de la pandemia era complejo, pero ahora es peor, entonces deciden regresar al país porque siempre tendrás a la familia, un techo, comida.

En general, las personas que emigran por razones laborales, muchas veces lo hacen desinformados, eso es un grave error porque creen que hay trabajo donde van o que algún contacto les va a ayudar a conseguir trabajo, entonces se van porque su motivación es encontrar trabajo y enviar remesas. Las personas en ese momento no se detienen a pensar tanto como serán recibidos donde vayan, como es el sistema de salud o educativo, como adquirir una visa; son muy pocas las personas que en verdad se sientan a valorar las cosas, es una decisión más basada en haber tocado fondo.

¿Cuáles son los principales retos que encaran las personas migrantes en un nuevo país?

Primero es un tema administrativo, regularizar tu situación migratoria, es esencial para la persona migrantes, porque estás llegando y si querés que “respeten tus derechos” deberías tener una visa, un permiso de trabajo para que el estado pueda –en teoría- atenderte como a un nacional y ahí entra en colación las facilidades o dificultades que imponga un estado para las personas migrantes y también la manera en la que entraste al país. Segundo, es la parte cultural, el país al que está llegando la persona, como percibe la población de ese país a la migración, sí está adaptado a los movimientos migratorios, si es un país donde hay mucha xenofobia y temores o creencias como que el migrante llega a quitar el trabajo, a colapsar el sistema de salud, a aumentar los niveles de inseguridad porque quienes emigran son los delincuentes; estas son una serie de barreras culturales y es necesario informar siempre a la población las ventajas de la migración.

¿Consideras que los movimientos migratorios no forzados son responsabilidad del Estado?

Lo que hay es un tema profundo de invisibilización del impacto psicosocial que tiene la migración en las  familias del país. Nicaragua es un país que ha vivido mucha violencia, de por sí es un país donde la población ha tenido que resistir mucha violencia y ahora siendo un país con tantos migrantes, hay una separación de las familias y eso genera un impacto psicológico, es un daño emocional que se da a nivel social y el Estado no lo ve como un problema, está permeado por la mirada económica, lo que importa para decir si el país va bien o mal es el PIB, cuanto crece este al año.

¿Todo se mide por la economía?

Hay indicadores muy economicistas para medir el desarrollo de un país, entonces en Centroamérica el PIB tiene influencia por las remesas que se reciben, entonces el Estado no está interesado en promover políticas públicas para generar empleos, evitar que las personas tengan que migrar; los Estados podrían desarrollar un rol clave en promover iniciativas para prevenir la migración por todo ese impacto a nivel psicosocial, pero sucede lo contrario, en El Salvador, el 22% del PIB es de remesas; en Honduras, el 20.3%; en Guatemala, el 11.8%; en Nicaragua, el 10.3%. Entonces cada migrante que sale del país, indica un nuevo ingreso para el país y en todo esto se forma un círculo vicioso.

¿Por qué la juventud nicaragüense se decanta por salir del país? Eso dicen todas las encuestas, incluyendo una que hice en mi cuenta de Twitter.

Eso te dice mucho de la realidad que hay en tu país de origen,  personas que se sienten jóvenes, saludables, fuertes y con formación y no encuentran trabajo que te motive, cero motivación para trabajar en el país y cero oportunidades de conseguir un empleo digno. Por este lado, habla muy bien de la juventud nicaragüense porque se siente con toda el potencial y capacidades de ir a buscar oportunidades a otro país.

¿Qué reflexión te deja que la juventud prefiera salir del continente?

El que quieran salir del continente es muy curioso, porque quiere decir que Nicaragua no está aislado del resto del continente, hay una percepción de que ningún país te va a dar las oportunidades que vos necesitas y querés como persona para desarrollar tu potencial, en términos laborales y salariales, la posibilidad de vivir dignamente.

Esto te habla muy mal de cómo está nuestra región en términos sociales, políticos y económicos. Lo triste es ver, si en otros continentes en realidad haya otras oportunidades, por ejemplo, acabo de ver un reportaje sobre un nicaragüense que murió por un golpe de calor, ¿cuántas tragedias más vamos a tener que vivir para que se valoren a las personas sin importar su origen? El tema de migración es trágico.

¿Consideras que hay algún factor común que motive a las generaciones jóvenes a migrar?

No creo que haya un solo elemento unificador que nos permita comprender el por qué del fenómeno de la migración, creo que por un lado de las necesidades objetivas, como búsqueda de empleo u oportunidades, va a ser siempre un elemento bastante fundamental o base para migrar.

También estamos en un cambio de época, la globalización y tecnologías hace que la niñez de hoy venga creciendo con una serie de motivaciones que antes no teníamos, que sea más fácil considerar el tema de la posibilidad de migrar, hay personas que les gusta la idea de conocer una nueva cultura. Hay ciertos elementos que son potenciadores, que nos permiten sentir que el mundo está a tu alcance, con más facilidad que antes, en términos de movilización y herramientas que existen.

+ posts

La Lupa es un medio con perspectiva de género y derechos humanos que surgió en mayo de 2019.