Mediante un estudio analítico la Red de Mujeres Contra la Violencia (RMCV), demostró la impunidad y mal manejo del Estado de Nicaragua ante los casos de femicidios, que mes a mes ocurren en el país.

El estudio que comprende la documentación de 4 casos de femicidios, tiene como fin presentar “los vacíos legales que generan mensajes estatales de  permisividad a las violencias contra las mujeres y evidenciar la responsabilidad  del Estado y Gobierno en garantizar el derecho a la vida de las mujeres”.

Para Maricé Mejía, enlace nacional de la RMCV este análisis es una iniciativa del observatorio, hecho para evidenciar el poco acceso que tiene las mujeres a la justicia y los vacíos legales que hay en estos procesos de denuncias, con el fin de posicionar en la conciencia social la responsabilidad del  Estado para la prevención, atención y sancionar la violencia contra las mujeres.

“A pesar de que nos cuesta encontrar información, con estas cuatro sentencias de femicidios, nos interesamos mucho por la saña que hay en cada uno, así como en todos, pero en estos cuatros se ve explícitamente cómo el Ministerio Público, que es el ente que representa a las víctimas y toda la ruta de acceso a justicia está teniendo pegones y vacíos”, añade Mejía.

Femicidios mal manejados y testificados como “robos agravados”

El documento señala que la investigación documental, es un “estudio descriptivo y analítico de 4 sentencias de femicidios cometidos contra mujeres nicaragüenses adolescentes y jóvenes, en el primer semestre del año 2020”.

Sin embargo Mejía sostiene que en dos de los cuatro casos analizados dentro del estudio, se testificó como robo agravado y no cómo femicidios, sin analizarse desde la perspectiva de género y sin brindar el debido abordaje de la Ley 779 como “el instrumento especializado para la protección de las mujeres”.

Este análisis agrega además que durante los meses de enero a julio un total de 42 mujeres y adolescentes  fueron víctimas de “muertes violentas a manos de hombres femicidas y 55 mujeres sobrevivieron a la violencia machista, denominada femicidio en grado de  frustración”.

Los femicidios en Nicaragua continúan siendo una “pandemia machista indetenible”, sus victimarios continúan gozando la garantía de impunidad que el Estado les brinda/Ilustración La Lupa Press

La RMCV a través de dicho documento reconoce la existencia de un subregistro, donde algunos femicidios no son denunciados de manera pública y en otros “la causa de muerte es manipulada o la esconden con otra tipificación, como enfermedades o suicidio”.

Femicida no mide el parentesco con la víctima

RMCV en su estudio detalla que cuando el femicida “decide matar a sus víctimas, no le importa el tipo de parentesco que tenga con ellas. Y aseguran que en base a las estadísticas de femicidios hasta julio 2020, 11 de los victimarios eran parejas de las víctimas, otros 5 eran exparejas, 3 de éstos eran hijos de las víctimas, 6 conocidos y 17 femicidas eran desconocidos.

“En ese dato, sobresale que 17 de los femicidios fueron cometidos por desconocidos, es decir, hombres que no tenían ninguna relación con la víctima. La motivación fue, simplemente el deseo de arrebatarles la vida, ensañándose  sobre el cuerpo de las mujeres, enviando mensajes misóginos”, agrega el análisis.

Estado retarda el acceso a la justicia

Mejía asegura que las instituciones del Estados que deberían garantizar una inmediata respuesta a las víctimas, muestran “pegones que hacen que se retarde el acceso a la justicia”. La activista identifica que en la mayoría de los hechos, estos son presentados con lenguajes contextualizados, sexistas y ambiguos, además que no se trata a los femicidios como un problema de salud pública y a gran escala en el país, sino como delincuencia común, “no se pone en específico la situación de vulnerabilidad de las mujeres”.

La representante de la RMCV destaca que mediante este estudio se puede observar la carencia que existe de parte de las instituciones del Estado, de posicionarse a favor de las víctimas.

Añade que otra de las grandes carencias por parte del Estado, es la inexistencia de un equipo especializado para atender la violencia machista, “cómo debe ser, debido a la escala y gravedad de este problema”, lo que para la RMCV demuestra la vulnerabilidad y desprotección en que las autoridades pertinentes dejan a las víctimas.

“Una muestra más de la situación de Nicaragua”

Con este análisis la RMCV espera que las mujeres organizadas que se encuentran en los territorios, obtengan una muestra más de la situación que atraviesa el país, como en estos cuatros casos de femicidios, se vulneró completamente los derechos de las víctimas y como las instituciones del Estado no atendieron de manera especializada la problemática, ni los femicidios.

+ posts

La Lupa es un medio con perspectiva de género y derechos humanos que surgió en mayo de 2019.