La etapa durante y después de la pandemia del COVID-19 nos llama a la la resiliencia de las sociedades y gobiernos en el mundo, no solo para hacer frente a los estragos que ha dejado la pandemia, debemos estar listos para otros retos globales y locales. Se aproximan nuevos desafíos que no pueden disminuirse o eliminarse con medidas de siglos anteriores y/o recetas de otros países.

Ha quedado m√°s que evidente que la democracia no est√° en producir y producir leyes, como el gobierno de Ortega-Murillo lo ha querido vender a la comunidad internacional para que puedan conceder legitimidad.

Para que las sociedades puedan contar con procesos de resiliencia tambi√©n el quehacer de los gobiernos y las administraciones p√ļblicas deben presentar cambios, hay que comprender que los cambios no son superficiales y limitados a producir una cantidad exorbitante de leyes, los cambios tambi√©n pasan por los h√°bitos, tampoco implica agrandar el aparato del Estado de forma desproporcionada al contexto y condiciones.

Puedes leer: El deslave de la corrupción en Nicaragua

Nuevas pol√≠ticas p√ļblicas

Con una nueva normalidad que puede llegar a instalarse de forma intermitente, habr√° ciudadanos que demandan nuevas pol√≠ticas p√ļblicas en resumen una nueva relaci√≥n ciudadano-Gobierno-Administraci√≥n P√ļblica. ¬ŅEs algo nuevo?

No necesariamente, muchos pa√≠ses han venido transformando sus modos de relacionamiento con la ciudadan√≠a. Nicaragua es uno de los pocos pa√≠ses que ha sido la excepci√≥n que todav√≠a sigue en el modelo h√≠brido de la burocracia a las TICs, este √ļltimo a√ļn de forma muy principiante y a la vez selectiva.

En los informes que envía el Gobierno de Ortega Murillo al Mecanismo de Anticorrupción de la Organización de Estados Americanos (OEA) siempre aduce que están avanzando por una modernización, pero del discurso a la práctica hay un abismo profundo, las pocas normativas que ha promulgado sobre gobierno digital no han sido implementada porque sencillamente conduce a un sistema político hacia la democracia.

Si te interesa: Los peligros de la unidad ‚Äėciega, sorda y muda‚Äô

Centralizaci√≥n de lo p√ļblico

Desde su ascenso en el 2007 se reconoce que la administraci√≥n ha preferido deformar las instituciones p√ļblicas hasta el punto de centralizar lo p√ļblico y en cierta medida manipular lo privado empresarial y social. Este modelo solo ha favorecido particularmente al sector privado y no a la ciudadan√≠a con simplificaci√≥n de algunos tr√°mites en el comercio.

No olvidemos que la transformación pasa también por cambios en la forma de consumo, cambios de hábitos y comportamientos más cuando se trata del medio ambiente, la economía y los negocios. Un nuevo gobierno tendrá que valorar nuevas formas de gobernar, abandonar los procesos tradicionales, mayor dinamismo en el proceso de diálogo e implementación de decisiones.

La ventaja con la que cuentan la mayor√≠a de los pa√≠ses es la reducci√≥n de las brechas digitales y por consiguiente la adopci√≥n del modelo de Gobierno Abierto y en √ļltima instancia algunos que ya est√°n implementando el modelo de Estado Abierto.

Te recomendamos: ¬ŅAbril es compatible con la Coalici√≥n Nacional?

Lo esencial en este punto

Con las consecuencias actuales a nivel nacional sobre violaciones graves de derechos humanos, paraestatalismo, corrupción, recesión económica y una profunda incertidumbre con las elecciones sin garantías, aleja a la oposición de contar con recursos necesarios para transformar y adaptar al país, ante los nuevos retos glocales (globales y locales).

La cooperación internacional es esencial no solo en el plano de la incidencia política, se debe tomar en consideración mantener una visión a mediano y largo plazo de las oportunidades que pueda brindar la cooperación científica, técnica, investigativa, académica, entre otras; no limitarnos en simplificar la ecuación y apostar por lo básico.

+ posts