Elsa Espinoza, poeta y periodista independiente, desde hace cuatro meses denunció por medio de sus redes sociales que estaba siendo acusada y enviada a juicio acusada de cometer delitos de “amenazas de muerte en contra de su vecina”, una simpatizante del régimen sandinista.

En esta entrevista a La Lupa, Espinoza detalla las razones injustificadas que la llevaron a un juicio “donde opera el abuso y la impunidad”, y  asegura que pese  los intentos del régimen y las acusaciones “injustas” que son dirigidas en su contra, nunca dejará de ser comunicadora social.

¿Por qué razón fuiste llevada a un juicio por “amenazas”?

Soy acusada del delito de amenazas por una vecina llamada María del Pilar Vallejos Vallejos, quien me amenazó de muerte en abril de 2020 y luego recurrió a los órganos de justicia para acusarme falsamente junto a mi mamá, una señora de 52 años.

El pasado siete de agosto a mí me agredió físicamente su hija, Tamara Hernández Vallejos. Cuando yo llegué al distrito seis y uno de la Policía, a interponer la denuncia por estas agresiones, no me la quisieron recepcionar, por lo que este caso está impune.

¿Cuáles crees que sean las verdaderas causas por las que el régimen este arremetiendo en tu contra y se niega a aceptar tus denuncias?

Considero que este es uno más de los actos de violencia contra periodistas, que constituyen la forma de agresión más grave contra la libertad de prensa e información.

Ningún crimen contra periodistas es casual ni sucede por generación espontánea y creo que este caso es una burla total, una burla cruel a mis derechos humanos, a mi seguridad y la de mi familia y también al sistema de justicia como tal.

Considero que la justicia ya está criminalizada, vos no podés decir que sos periodista en ningún organismo estatal, porque existe esa criminalización contra los hombres y mujeres de prensa.

¿Crees que es posible que el régimen está liderando una carga de opresión y asedio contras las mujeres periodistas, más que sobre los hombres?

Esta criminalización también se ha ensañado en contra de los periodistas, pero con mayor saña contras las mujeres de prensa.

Según el último informe de  la organización Periodistas y Comunicadores Independientes de Nicaragua (PCIN), ha habido casos de denuncias de periodistas que han sido agredidas sexualmente, o acosadas sexualmente y amenazadas con violarlas en redes sociales. Entonces también se muestra lo que es el ciberacoso, el ciberasecho o la ciberamenaza por medio de perfiles falsos, que personas aliadas al partido de gobierno realizan este tipo de delitos, y el internet se ha convertido en otra vía para atentar contra las mujeres de prensa en Nicaragua. La forma más común de violencia es el acoso sexual, a ello se anexan amenazas de violación y de muerte.

En este contexto, el carácter estructural de la desigualdad de género, ayuda a analizar el incremento de la violencia contra mujeres periodistas, lo que incluye la creciente violencia en línea, que no hace más que designar la perpetración de la violencia psicológica y sexual contra las mujeres en la plataforma digital.

¿Consideras que junto a la agresora, los funcionarios públicos están abusando de su poder y las leyes?

Esta es una situación de mucha angustia e injusta, donde opera el abuso de poder y la impunidad frente a las violaciones de derechos humanos.

Es decir, la agresora inventó un discurso basado en mentiras y tergiversó lo que hizo en mi contra junto a su hija, a tal punto de creerse con el poder de pasar por alto al sistema de justica y manejarlo según sus intereses me pregunto, ¿Qué interés de fondo alimenta la mente de esta señora?

Lo que sí queda en evidencia es, si es capaz de manejar el sistema de justicia, es capaz de todo, incluso cumplir sus amenazas de muerte en mi contra. El acoso judicial que estoy llevando junto a mi mamá representa una cruel burla a mis derechos humanos, a mi familia y al propio sistema de justicia.

Mencionaste además que debido al hostigamiento te desplazaste de tu hogar por la seguridad de tus hijos ¿Has pensado en salir del país o retirarte de tu profesión?

Pues sí lo he pensado, pero es muy difícil irte al exilio y con hijos, siendo mujer, porque representa una triple vulnerabilidad, no solo por el hecho de ser mujer de prensa, sino por la condición maternal y las cargas que conlleva, el desgaste físico, el desgaste emocional, porque las cargas domésticas siempre están presentes.

¿Quién me va a cuidar a mis hijos? ¿Quién va a velar por ellos mientras yo trabaje? ¿Qué voy a hacer estando en otro país? ¿Cómo voy a arrancar? ¿Cómo les puedo brindar seguridad o las condiciones óptimas? Para que puedan tener una buena calidad de vida, al menos. Son muchos factores que inciden en las decisiones que una mujer de prensa debe tomar en situaciones de exilio.

Tras tantas injusticias y desigualdades cometidas no solo en tu contra, sino en contra de muchos hombres y mujeres de prensa, ¿Alguna vez has pensado renunciar a tu profesión?

Nunca he pensado retirarme de mi profesión, la comunicación social es muy amplia, te ofrece un abanico de oportunidades, te permite desenvolverte en cualquier esfera. Cultural, social, podés trabajar en medios de comunicación, reportear, ser community manager, ser fotógrafa, bloguera, entonces es un abanico super amplio y nunca voy a dejar de ser comunicadora social, ha sido una profesión que me ha permitido desarrollarme de manera personal y que ha contribuido mi desarrollo.

Más Demandas judiciales contra periodistas independientes

El periodismo independiente en Nicaragua vive bajo constante asedio y persecución de parte del régimen Ortega Murillo y sus fanáticos. Pero el acoso, agresiones físicas y verbales, hoy son trasladados a demandas judiciales contra aquellos que siembra amenaza para Ortega y sus simpatizantes, con el objetivo de quererlos callar.

Al igual que Elsa Espinoza, la periodista independiente y jefa de prensa de Radio La Costeñísima, Kalúa Yukari Salazar, fue llevada a juicio por simpatizantes del régimen en agosto pasado, por una acusación de delito de calumnias realizada en su contra.

La demanda en contra de Salazar fue realizada por tres colaboradoras de la Alcaldía de El Rama, en la Región Autónomo de la Costa Caribe Sur (RACC).

+ posts

La Lupa es un medio con perspectiva de género y derechos humanos que surgió en mayo de 2019.