Pedro Romero, mejor conocido como El Bahaman, fue secuestrado por miembros del Ejército, según denuncia del Movimiento Campesino de Nicaragua, que asegura que Romero es originario de Punta Gorda en Nueva Guinea. Los hechos se dieron el pasado primero de julio.

«Es lamentable lo que se vive en el campo porque no cesa la represión, no dejan de matar campesinos. Hacemos un llamado a la Comunidad Internacional a los organismo de derechos humanos ¡basta ya! Creo que no podemos ser indiferente, no podemos permitir que continúe en la clandestinidad de este país el gobierno asesinando haciendo daño a los nicaragüenses», dijo el dirigente campesino Medardo Mairena

Mairena expresó que en los últimos días ha entrado a las comunidades un fuerte contingente de uniformados del Ejército y la Policía, pero también de grupos paramilitares que están detrás de campesinos críticos a la dictadura de Daniel Ortega y Rosario Murillo.

Denuncias no tienen eco

Además demandó mayor presencia de organismos de defensa de derechos humanos debido a que en las zonas más alejadas del país no hay acceso a redes sociales y menos Internet por lo que la población no puede hacer ecos de sus denuncias ante la violación sistemática de sus derechos humanos.

En julio de 2018 el Movimiento Campesino de Nicaragua denunció el «asesinato» de al menos 18 de sus miembros en un ataque armado en medio de la crisis socio política registrado en Chontales, al lado de (San Pedro) de Lóvago.

La también líder campesina, Francisca Ramírez, ha denunciado la desaparición de campesinos que se presumen sus cuerpos se encuentre en fosas comunes aun no localizadas.

Persecución y resistencia

«Para nadie es un secreto que no es desde ahorita que han venido asediando a los campesinos. Nos han dado persecuciones desde el 90 cuando los comandos depusieron sus armas, en ese entonces con buenas intenciones de regresar a una democracia, un país democrático pero para ellos la guerra no ha terminado porque siempre le han dado persecución. La mayoría de los comandantes han muerto no por la fiebre amarilla sino porque los ha asesinado y así mismo continúan dándole persecución igual a sus familiares», denunció.

Este miércoles, el Movimiento Campesino de Nicaragua conformó una coalición de diversos sectores sociales y gremiales que demandan justicia y libertad para los más de 80 presos políticos aun en manos de la dictadura.

La coalición la integran excarcelados políticos, familiares de presos políticos, estudiantes, maestros, abogados que pretende suplir la necesidad de crear condiciones de unidad popular de base frente al régimen Ortega Murillo.

«Queremos aclarar al pueblo de Nicaragua, que no es que estemos conformando un partido político, sino que estamos recibiendo el respaldo de diferentes movimientos de Managua. Nosotros el Movimiento Campesino siempre estamos dentro de la Alianza y no queremos crear desunidad. Queremos que esta unidad sea de todo el pueblo de Nicaragua, no solo con Managua, pero pronto verán a los 153 municipios con nosotros”, dijo Mario Lener Fonseca que aseguró que esta nueva unidad no tiene un fin político.

+ posts

Periodista especializada en género y derechos humanos.
Es fundadora y directora de www.lalupa.press
Activista feminista en El blog de tu madre.