La pandemia del coronavirus, desde que lo oficializó la vocera del régimen sandinista, Rosario Murillo ha dejado una persona fallecida en Nicaragua y tres casos confirmados, así como 14 sospechosos por lo que es un hecho que «ya tenemos la epidemia en el país» y ya «no se puede prevenir lo que se puede hacer es distanciar los contactos», insiste el epidemiólogo Leonel Argüello, quien afirma que «el virus esta nacionalizado… que ya está circulando», por lo que recomienda cuatro medidas básicas para protegerse frente a la pandemia.

  1. Distanciamiento físico: Para aquellas personas que no pueden quedarse en cuarentena y se ven obligadas a salir de sus casas, lo indicado es mantenerse a una distancia de 1.5 metros de otra persona cuando esten en el bus, en la oficina, en cualquier espacio donde exista aglomeración de personas.
  2. No tocarse la cara: El ser humano se toca en un promedio de 24 horas, al menos tres mil veces su cara, pero frente a la pandemia del covid_19 se convierte en una amenaza pues el doctor Leonel Argüello indica que al tocarse la cara podemos llevar las manos contaminadas del virus y autocontagiarnos.
  3. Evitar saludos cercanos: Evitar saludarse de besos, abrazos, manos, puños pues es una de las formas más comunes de infectarse. El virus esta presente en nuestras manos cuando tocamos cualquier superficie contaminada por lo tanto nos convertimos en un vector de transmisión para otros.
  4. Lavarse las manos con agua y jabón: Durante 40 segundos, es recomendable el lavado de manos, pero además hacerlo con frecuencia si salimos a las calles o al regresar a casa.

NICARAGUA VULNERABLE

Argüello hace hincapié en las medidas preventivas, pues considera que Nicaragua presenta factores que la vuelven vulnerable frente a la pandemia del covid_19.

  1. Acceso a agua: Al menos un 30 por ciento de los barrios de Managua pueden presentar alguna dificultad con el acceso. Mientras en las zonas rurales un 20 por ciento de esas familias no tienen cobertura a fuentes de agua mejoradas, y una de cada diez familias emplea más de 30 minutos en acarrear agua todos los días. El agua es vital para el lavado de manos frente a la pandemia.
  2. Hacinamiento: Hasta 2017, tres de cada diez nicaragüenses vivían en condiciones de hacinamiento, siendo el segundo país con mayores cifras de hacinamiento de la región, según el informe de la Cepal. Esta condición dificulta que la población logre hacer distanciamiento físico ante la pandemia.
  3. Desnutrición: Según la Encuesta Nicaragüense de Demografía y Salud, realizada en 2012, el 17.3 por ciento de las niñas y niños sufría de desnutrición crónica y un 4.3 por ciento de desnutrición crónica severa. Aunque Murillo en declaraciones ha indicado que hasta 2019 existía 5.8 por ciento de desnutrición aguada y 13.7 por ciento de desnutrición crónica en menores de cinco años. Esto provoca que las personas no tengan defensas altas frente al virus.
  4. Informalidad económica: Al menos 3.4 millones de nicaragüenses trabajan en el empleo informal, lo que representa el 72 por ciento de la población econoómicamente activa, por lo que muchos no pueden hacer un aislamiento voluntario debido a que deben trabajar diario para alimentarse.
  5. Pobreza: Según el FUNIDES desde 2019 la tasa de pobreza esta alrededor del 30 por ciento aunque un 21 por ciento de la población – 1.4 millones de personas – es considerada “vulnerable, que son aquellas personas que viven con cuatro o diez dólares al día. Nicaragua, es el segundo país más pobre de América Latina.
https://youtu.be/1U-i_hc-PFI
+ posts

La Lupa es un medio con perspectiva de género y derechos humanos que surgió en mayo de 2019.