El régimen de Daniel Ortega nuevamente usó la represión para contener una marcha ciudadana que exigía la liberación de todos los presos políticos. La tarde de este sábado secuestró, robó y golpeó a ciudadanos y periodistas que se movilizaban en los alrededores de las rotondas de Metrocentro y Centroamérica, en el centro de Managua, lo que provocó un repudio internacional en cadena.

La Organización de Estados Americanos (OEA), los gobiernos de Costa Rica Estados Unidos y organismos defensores de derechos humanos y periodistas como Aministía Internacional, Human Rights Watch condenaron la represión y exigieron la inmediata liberación de los detenidos en el marco de las protestas ciudadanas de ayer.

Hasta esta tarde, la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia contabilizó 71 detenciones, entre algunos de sus miembros como el líder estudiantil Max Jerez, Sandra ramos y Azahalea Solís; y activistas, periodistas e intelectuales como Marlen Chow, Sofía Montenegro, Humberto Belli, Mónica Baltodano, entre otras. Los periodistas Cinthya Tórrez de La Prensa y Luis Sequeira de la agencia AFP fueron golpeados por los antimotines.

El gobierno de Estados Unidos expresó su preocupación por la violencia policial ejercida contra los manifestantes en Managua.  “Llamamos a las autoridades nicaragüenses a cesar uso de fuerza excesiva contra manifestantes pacíficos y periodistas que ejercen su derecho a libre expresión y de prensa”, señaló la embajada de Estados Unidos.

La subsecretaria de Estado para Asuntos del Hemisferio Occidental de Estados  Unidos,  Kimberly Breier, aseguró que si bien el gobierno de Donald Trump apoya el diálogo entre la Alianza Cívica y Ortega, el primer recurso del régimen es encarcelar a los manifestantes y periodistas, sin embargo dijo que las voces demócratas nunca serán silenciadas por crudas tácticas brutales. “El mundo también te está mirando”, agregó.

El secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, exigió el cese de inmediato de la represión por los presos políticos en Nicaragua, y reiteró que el derecho a la libre manifestación es esencial para la vigencia de las libertades fundamentales y la democracia.

“Exigimos la liberación de las y los detenidos hoy en las manifestaciones en Nicaragua, no se puede avanzar hacia una negociación creíble si al momento de sentarse a la mesa se reprimen protestas legítimas”, manifestó Almagro.

COSTA RICA: HAY QUE ESTAR VIGILANTES

Por su parte el gobierno de Carlos Alvarado, Costa Rica, condenó la escalada de represión y uso arbitrario de la fuerza por parte de las autoridades nicaragüenses, contra la población civil, medios de prensa y defensores de los derechos humanos.

“Costa Rica mantiene su firme llamado a garantizar el pleno respeto de los derechos humanos en Nicaragua, a establecer condiciones reales y creíbles para la reapertura del diálogo y la negociación con todos los actores relevantes y los garantes necesarios, que conduzca a restablecer la paz, el entendimiento, la integridad del sistema democrático y la normalización de la institucionalidad en ese país, que atraviesa una crisis desde abril de 2018”, dijo una nota de la Cancillería costarricense.

El gobierno del país vecino también llamó la comunidad internacional estar vigilantes del efectivo respeto de todos los derechos del hermano pueblo nicaragüense. “Para Costa Rica es motivo de honda preocupación las sistemáticas violaciones a los derechos humanos cometidas contra el pueblo nicaragüense”, señaló.

También la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), y su secretario ejecutivo, Paulo Abrao, condenaron la represión policial en Managua y en otros puntos de Nicaragua. “El Estado debe cesar ataque a periodistas y manifestantes que se expresaban hoy pacíficamente por la liberación de presos políticos”, instó el organismo americano.

Claudia Paz y Paz, miembro del Grupo Interdisciplinario de Expertos  Internacionales (GIEI), creado por la CIDH, expresó además que desde el Centro por la Justicia y Derecho Internacional, condenaban las detenciones  arbitrarias de ayer, y que Nicaragua sigue alejándose de las bases de una democracia. “Nos solidarizamos con los manifestantes y personas defensoras capturadas hoy (ayer)”, dijo la defensora de derechos humanos.

La directora para América Latina de Amnistía Internacional, Erika Guevara Rosas, catalogó  de “alarmantes” las imágenes, reportes y videos de las agresiones a manifestantes por parte del régimen orteguista. También el director de Human Rights, José Miguel Vivanco, instó a más presión internacional a Ortega. “La comunidad internacional debe aumentar las sanciones contra funcionarios del régimen para que Ortega entienda que no puede aferrarse al poder a punta de balas”, dijo Vivanco.

En esa misma línea se expresó la Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos de la Naciones Unidas (OACNUD), a cargo de la expresidenta chilena, Michelle Bachelet, quien catalogó como inaceptable la fuerza represiva del régimen de Ortega.

“OACNUDH cataloga como inaceptable la represión de la Policía contra ciudadanos que intentan protestar pacíficamente. Los medios reportan numerosos arrestos, uso de la fuerza y armas de fuego. Urge al Gobierno poner alto inmediato a la represión”, comunicó en su cuenta de Twitter.

Sobre el robo y golpes a los periodistas que cubrían las manifestaciones, el Programa de las Américas del Comité para la Protección de los Periodistas (CPJ, por sus siglas en inglés) expresó que recibió con preocupación los reportes sobre intimidación, amenazas y violencia contra estos. “Las fuerzas de seguridad deben respetar sus derechos y garantizar que puedan reportar los eventos del día en condiciones de seguridad”, llamó.

*Despacho505 es un medio aliado de Lalupa.press

+ posts

La Lupa es un medio con perspectiva de género y derechos humanos que surgió en mayo de 2019.