Por tercera semana consecutiva, el Ministerio de Salud (Minsa) notificó que solo hubo dos fallecimientos atribuibles a COVID-19 en el periodo que comprende del 29 de septiembre al 6 de octubre.

De acuerdo al informe publicado a través de los medios oficiales del régimen, el Minsa reconoce 153 muertes en el contexto de la pandemia.

No obstante, siguen reconociendo que hubo otras muertes provocadas por otras enfermedades, en lo que ellos denominan “otros fallecimientos”.

“Personas que han estado en seguimiento, debido a tromboembolismo pulmonar, diabetes mellitus, infarto agudo de miocardio, crisis hipertensivas y neumonías bacterianas”, señala el comunicado.

Los datos presentados por el Minsa no representan ni la cuarta parte de las 2,751 muertes por neumonía o sospechosas de COVID-19,  que el Observatorio Ciudadano COVID-19 reconoce según su informe emitido el pasado 30 de septiembre.

Menos casos positivos

La autoridad de Salud, además por segunda semana reportó menos de 100 casos positivos de la COVID-19.

Según el último informe publicado este martes 6 de octubre, en la última semana solo atendieron a 94 nicaragüenses que fueron confirmados a través de la prueba.

Con ese nuevo dato revelado por el Minsa, Nicaragua suma un total de 5,264 contagios desde el primer caso dado a conocer por la vocera del régimen, Rosario Murillo, el pasado 18 de marzo.

Según el Observatorio Ciudadano, en todos los departamentos y regiones autónomas han verificado al menos 10,513 casos sospechosos.

El comunicado del Minsa, que desde hace varias semanas ya no hace referencia a la situación epidemiológica de la pandemia en el país,  revela que desde el inicio de la pandemia se han atendido 4,225 personas.

Diversos organismos de derechos humanos nacionales e internacionales han denunciado la falta de transparencia del régimen en el contexto de la pandemia.

Pese al secretismo, según el Minsa a la fecha se han logrado recuperar 3,978 nicaragüenses de la enfermedad.

En agosto pasado, el Observatorio Ciudadano COVID-19 Nicaragua y la Red Internacional de Derechos Humanos (RIDH) enviaron al Comité de Derechos Económicos, Sociales y Culturales de Naciones Unidas un informe ​en el que denunciaron la falta de obligación del Estado en el contexto de la pandemia.

El informe denominado “La falta de Información, Prevención y Atención Médica Sobre la Crisis de COVID-19 en Nicaragua” destacó las fallas del Estado en el manejo de la crisis sanitaria.

“El Estado ha fallado en su deber de proporcionar la información pública necesaria, pertinente y oportuna sobre la crisis, la prevención, y la atención médica, promoviendo el ocultamiento en todos los niveles del sistema de salud, desde prohibiendo el diagnóstico COVID-19 hasta el enterramiento clandestino de cadáveres, agravando aún más la grave situación de salud pública”, señala el documento.

 

+ posts

La Lupa es un medio con perspectiva de género y derechos humanos que surgió en mayo de 2019.