El juez suplente, quinto distrito penal de audiencia de Managua, Adalberto Zeledón dictó prisión preventiva para los 16 activistas procesados por el delito de uso y tenencia de armas restringidas, y programo para el 28 de noviembre la audiencia inicial.

Los procesados, entre los que se encuentran cinco mujeres, fueron detenidos el pasado jueves 14 de noviembre, cuando se presentaron a la iglesia San Miguel Arcángel de Masaya con la intención de entregar agua embotellada a las madres de presos políticos que se encuentran en huelga de hambre, y a quienes, les fueron suspendidos los servicios de agua y luz por orden de la dictadura.

Por lo que las defensas señalaron que la acusación presentada por el Ministerio Público criminaliza la solidaridad. «Estos jóvenes lo que andaban eran botellas con agua que llevaron a la iglesia San Miguel Arcángel en Masaya», alegó el abogado, Maynor Curtis, defensor de la líder estudiantil leonesa Amaya Coppens, quien por segunda vez es encarcelada por la dictadura.

Según la acusación del Ministerio Público, en los cuatro vehículos en que viajaban les encontraron un revólver y varios tubos en forma de «T». El artículo 404 del Código Penal sanciona con pena de cuatro a ocho años de prisión el delito de tenencia y uso de armas restringidas, según la acusación que elaboró el fiscal auxiliar, Julio Bolaños.

Los 16 activistas miembros de la UNAB.

Abogados defensores denunciaron que Amaya Coopens Zamora y Wilfredo Brenes Domínguez, ambos excarcelados políticos, liberados en junio mediante la Ley de Amnistía, los mantienen en celdas de castigo y aislado de los otros reos.

Los otros detenidos son: Ivania Álvarez, Roberto Buchting Miranda, Jordan Lanzas Herrera, Juárez Aviléz, Neyman Herández Ruiz, Olama Hurtado, José Dolores Medina, Derlis Hernández Flores, Melvin Peralta Centeno, Atahualpa Quintero Morán, Hansell Quintero Gómez, María Margarita Hurtado Chamorro, Jesús Teffel Amador y Olga Valle López.

IMPIDEN HABLAR CON FAMILIA

El juez suplente, quinto distrito penal de audiencia de Managua, Adalberto Zeledón no autorizó para que los familiares de reos políticos pudieran ver a sus familiares. Por el contrario, cuando los padres de familia y hermanos de los acusados, pretendían verlos al salir del Complejo Judicial Central Managua, decenas de policías antimotines los arrinconaron en el parqueo que está en el costado norte de ese recinto judicial.

Los policías orteguistas solo permitieron que los familiares de los acusados salieran en distintos vehículos. «El juez ( Adalberto Zeledón) primero dijo que iba a permitir que un familiar, por cada reo, pasaría a verlo en la sala de audiencia, pero después que se retiró del estrado, por un momento, al regresar cambió de parecer», explicó la abogada Aura Alarcón , una de las abogadas defensoras.

La audiencia que se realizó a puerta cerrada inició a eso de las diez de la mañana y concluyó pasada las cuatro de la tarde. Los familiares de los presos políticos durante todo el día permanecieron en la calle bajo el inclemente sol y el asedio de policías antimotines y paramilitares que tomaban fotos e imágenes de vídeo de los familiares de los presos y sus familiares.

Llaman a protestar

Ante los hechos la Unidad Nacional Azul y Blanco llamó, en conferencia de prensa, a la población a protestar y manifestarse de diferentes formar frente a los actos represivos de la dictadura.

La nueva escalada de detenciones suma un promedio de 150 nuevos presos políticos en las cárceles del país, así como la persecución contra ex reos políticos que han sido impedidos de salir de sus casas, mientras otros han sido víctimas de allanamientos en búsqueda de ‘droga’.

+ posts

La Lupa es un medio con perspectiva de género y derechos humanos que surgió en mayo de 2019.