Una mescolanza de emociones denota la carta que Nahirovy Olivas, preso político de la dictadura Ortega- Murillo, envió desde el Sistema Penitenciario La Modelo donde se encuentra recluido desde el 25 de agosto de 2018 cuando fue secuestrado por paramilitares al servicio de la policía orteguista.

La reciente excarcelación de aproximadamente 150 presos políticos ha generado incertidumbre y ansiedad en los más de 800 presos y presas políticos que aun se encuentran secuestrados, Nahiroby no es ajeno a este hecho, según su carta.

«Hola familias, quiero decirles que estoy bien, solo que par de meses más y quedo loco hahaha . Cada 10 minutos escucho las busetas que vienen a traernos hacia la libertad, pero no se preocupen, aún quedan reservas de fuerzas para soportar este corto tiempo que falta esperar», ha escrito.

Hay fuerza para sonreir

Pese a la situación el universitario de 18 años, quien fue secuestrado junto a Levi Artola Rugama, Yaritza Rostrán, Juan Pablo Alvarado, Byron Corea Estrada, Víctor Obando y Luis Hernández, dice tener fuerza para sonreir aunque confiesa sentirse agobiado por los que ya no están.

«Les confieso que desde la partida de los primeros ha sido un poco más difícil el equilibrio para la tranquilidad, pero claro que se puede soportar y superar la temporal incertidumbre y zozobra que en ocaciones nos invade. A veces, me engaña el cerebro por la misma paranoia y escucho el sonido de los buses viniendo igual que la primera vez a los ya liberados pero también es culpa de los ronquidos de algunos que se asemejan al ruido del motor de los vehículos», dijo.

Olivas despide su carta con saludos cordiales para «las familias leonesas, feministas, sociedad civil, estudiantes» y enviando «fuertes abrazaos y dulces besos cada vez que recuerden mi nombre. Hasta pronto», finaliza.

La audiencia ante el juez orteguista Melvin Vargas García, fue reprogramada para el próximo 23 de abril.

+ posts

Periodista especializada en género y derechos humanos.
Es fundadora y directora de www.lalupa.press
Activista feminista en El blog de tu madre.