Ante la pandemia del coronavirus, el régimen de Daniel Ortega en lugar de hacer un plan de prevención ante la expansión del covid-19 en el mundo, desarrolló un “plan de propagación” del virus, expresó el director ejecutivo de la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia, Juan Sebastián Chamorro, en entrevista en el programa Camilo de la cadena internacional de noticias CNN la noche de este martes.

Chamorro explicó que antes que se confirmara el primer caso de covid-19, el pasado miércoles habían muchos rumores que en el país ya se encontraba la enfermedad, que ha cobrado más de nueve mil vidas en el planeta y que ha contagiado a más de 200 mil personas.

El orteguismo no evitó las aglomeraciones, y más bien concentró a sus fanáticos, y empleados públicos en una marcha el pasado sábado bajo el nombre de “Amor en tiempos del covid-19”. Durante la manifestación rojinegra los empleados del sistema de salud montaron un escenario de personas en camillas, mostrando cómo se tenían que lavar las manos, mientras los demás lucían carteles con mensajes surrealistas, como el mismo nombre de la marcha.

“Aquí en Nicaragua en vez de haber un programa de prevención, lo que se implementó fue un plan de propagación del virus”, expresó Chamorro.

El político opositor calificó los eventos masivos del régimen como un “circo”. También contó que en el país se ha permitido el ingreso de cruceros, se desconocen los protocolos de tratamientos y las escuelas públicas mantienen sus clases.

Todo esto pese a que Nicaragua confirmó el miércoles 18 de marzo el primer caso de covid-19, un hombre de 40 años que estuvo en Panamá dos días, 13 y 14 de marzo, y entró al país vía aérea el 15 de marzo. Este viernes, la vicepresidenta Rosario Murillo, confirmó el segundo caso, otro hombre con padecimientos crónicos, que llegó al país procedente de Colombia.

“Realmente no hay una forma lógica más allá que la típica mentalidad de los gobernantes autoritarios, la soberbia, la intolerancia, y creerse Mesías y que aquí no iba a entrar la pandemia”, expresó Chamorro. A la vez, dijo que con los dos casos hospitalizados, significa que es posible que haya unos 20 o 30 casos más asintómaticos en las ciudades de Nicaragua, según las estadísticas en otros países.

Para Chamorro el hecho que el régimen orteguista no haya tomado medidas para prevenir el contagio no es una cuestión ideológica, sino un tema económico, tomando en consideración el impacto que ha tenido la crisis generada por la represión contra las protestas cívicas de abril de 2018. Antes de la crisis que ha generado esta pandemia, el Banco Mundial proyectó un contracción de la economía nicaragüense del 0.5 por ciento para este año, y las proyecciones de 2019 fue de 5 por ciento.

CERO CONFIANZA EN EL MINSA

Chamorro también expresó que el sistema de salud público en Nicaragua es uno de los más pobres en la región, cuenta con cinco mil camas y tiene 120 ventiladores. Por eso, insistió, es grave el «plan de propagación» del covid-19 que pareciera ejecutar el régimen.

“Si, hay motivos serios, hay motivos altísimos para estar preocupados en este momento frente a un dictadura, que dicho sea de paso, alargó la toma de medidas por razones económicas”, sentenció.

El Ministerio de Salud ha sido criticado por no atender a las víctimas de la represión de la crisis sociopolítica, según denunciaron familiares de los heridos. También se ha criticado su protocolo ante la pandemia del coronavirus.

+ posts

La Lupa es un medio con perspectiva de género y derechos humanos que surgió en mayo de 2019.