El fugitivo expresidente salvadoreño y toda su familia al adquirir la nacionalidad nicaragüense serían beneficiados con la protección de no extradición que contempla la Constitución para los nacionales de este país.

El Ministerio de Gobernación otorgó la nacionalidad nicaragüense al expresidente salvadoreño Carlos Mauricio Funes Cartagena, asilado en Nicaragua desde septiembre de 2016, luego que la justicia de su país lo requiriera por supuesto enriquecimiento ilícito, peculado, malversación, negociaciones ilícitas y tráfico de influencias durante su presidencia (2009 – 2014).

Funes acumula cuatro órdenes de captura por casos ligados a corrupción y el desvío de más de US$351 millones.

En febrero de este año el Juzgado Cuarto de Instrucción de San Salvador solicitó a la Interpol de El Salvador emitir una difusión roja contra el expresidente Funes y otros implicados en el caso denominado Corruptela, quienes según la Fiscalía de ese país, crearon una red de corrupción estatal con la que habrían efectuado el millonario desvío de capital.

NACIONALIDAD NICA

La certificación de ciudadanía nicaragüense fue suscrita por el director general de Migración y Extranjería, comandante de brigada Juan Emilio Rivas Benitez, según la resolución 3179 publicada este martes en La Gaceta, diario oficial. La misma se extiende a su esposa Ada Michell Guzmán Sigüenza y sus hijos Carlos Manuel Mauricio Velasco y Diego Roberto Funes Cañas, todos vinculados a la trama de corrupción.

“Carlos Mauricio Funes Cartagena ha cumplido con los requisitos y formalidades establecidas en la Ley para adquirir la nacionalidad nicaragüense, tomando en cuenta su permanencia continua en el territorio nacional y ser residente permanente en el país”, resuelve Migración y Extranjería.

Según la resolución de nacionalidad Funes Cartagena a partir de ahora “goza de los derechos y prerrogativas que las leyes le conceden y será sometido a las obligaciones correspondientes a los nacionales nicaragüenses, de conformidad a lo que establece la Constitución Política de la República”.

El artículo 43 de la Constitución expresa que “los nicaragüenses no podrán ser objeto de extradición del territorio nacional”.

Con esto el presidente Nayib Bukele, estaría imposibilitado de cumplir la promesa que hizo al pueblo de El Salvador de llevar ante los tribunales de justicia al expresidente acusado de corrupción, así como a su hijo.

El 6 de septiembre de 2016, el régimen de Daniel Ortega otorgó asilo político al expresidente salvadoreño Mauricio Funes, su esposa y tres de sus hijos.

Su casa está ubicada en Las Colinas, una de las zonas residenciales más exclusivas de Managua.

EMPLEADO ESTATAL

Mauricio Funes Cartagena y su hijo Diego Roberto Funes Cañas reciben cada mes del Ministerio de Relaciones Exteriores 137,250 córdobas en calidad de consultores con sueldos individuales de 90,080 y 47,250, respectivamente.

Según investigaciones de la Fiscalía salvadoreña, Diego Funes Cañas durante la Presidencia de su papá se gastó 4.5 millones de dólares en viajes de placer, pagando también boletos de avión para sus familiares. 

En junio del año pasado, Diego Meléndez, Fiscal General de la República de El Salvador, detalló que el hijo del exmandatario realizó 63 viajes de placer pagados con fondos públicos. “Él viajaba con su novia y amigos”, dijo. 

La información revela que el hijo del exmandatario viajó 21 veces a Panamá, 8 a Berlín, Alemania; 5 veces a Brasil, 7 veces a Holanda. 

La compra de los boletos aéreos, hoteles y otros gastos habrían sido a través de empleados del despacho de la Secretaría Técnica de la Presidencia. 

+ posts

La Lupa es un medio con perspectiva de género y derechos humanos que surgió en mayo de 2019.