La Unión Estadounidense de Libertades Civiles (ACLU) expresó su rechazo frontal a los proyectos de ley de restricción al aborto que avanzan en la Legislatura de Florida, los cuales permitirían «demandas civiles por daños contra los y las profesionales de la salud» que brinden servicios de interrupción del embarazo.

Un comité de la Cámara de Representantes de Florida ya votó a favor del proyecto de ley HB 651, que solo «dificultará aún más que las floridanas accedan» al aborto, mientras que dos de tres comités del Senado ya dieron luz verde a su propia iniciativa, la SB 476, indicó la ACLU en un comunicado.

«Seamos claros: Este proyecto de ley engañoso pretende dificultar aún más que las floridanas accedan a la atención de aborto que necesitan», dijo Kara Gross, directora y asesora principal de políticas de la ACLU de Florida.

Lea: Piden retiro de proyecto de ley en Florida que amplía las restricciones al aborto

Para Gross, esta normativa tiene el objetivo claro de «intimidar a los proveedores de atención médica y hacerles temerosos de brindar servicios de aborto amenazándolos con demandas».

Una situación de amenaza que forzaría a las personas proveedoras de atención médica a «negar la atención médica necesaria», lo que aumentaría «la probabilidad de que las complicaciones del embarazo no se aborden a tiempo por temor a ser demandados», precisó la activista.

No solo esta cuestión podría tener «graves repercusiones» en la salud y la seguridad general de las pacientes que necesitan atención, sino que el temor a tener que «defenderse de demandas» y afrontar pagos «resultará en que menos obstetras y ginecólogos estén dispuestos» a ejercer su profesión en Florida.

Son proyectos de ley, en opinión de Gross, que «fomentan demandas» contra los y las amigas, familiares y sistemas de apoyo a las floridanas embarazadas, por lo que «las pacientes embarazadas estarán más aisladas y tengan miedo de buscar ayuda en amigos y familiares por temor a exponerlas a posibles demandas»

El grupo Floridians Protecting Freedom, que ha recogido más de 910,000 firmas para «poner el acceso al aborto en la cartilla de votación en Florida» este 2024, destacó en enero pasado que los siete estados que han votado sobre el acceso al aborto desde que se anuló ‘Roe v. Wade’ «han afirmado su apoyo», incluidos estados conservadores como Kansas, Kentucky y Ohio.

También: Más de 64,000 embarazos por violación en EE.UU. con restricciones al aborto

En 2022 la Corte Suprema de EE. UU. decidió acabar con un fallo que garantizaba constitucionalmente el derecho al aborto en el país (Roe contra Wade).

Florida es uno de los estados dominados por el Partido Republicano que ha endurecido más sus leyes contra el aborto en concordancia con la decisión de anular el fallo Roe v. Wade de 1973.

La interrupción voluntaria del embarazo está prohibida en este estado a partir de la semana quince.

EFE
+ posts