La Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, afirmó que la negación del régimen frente al contexto de la pandemia podría “intensificar la gravedad” de la situación en el país.

“Me preocupa que las declaraciones que niegan la realidad del contagio viral y aumenten la polarización en temas clave, pueden intensificar la gravedad de la pandemia al socavar esfuerzos para frenar su propagación y fortalecer los sistemas de salud”, dijo Bachelet.

La Alta Comisionada hizo esa crítica durante la apertura de la sesión número 44 del Consejo de Derechos Humanos, celebrada este martes en Ginebra, donde ofreció una actualización global sobre los derechos humanos y el impacto de la pandemia de COVID-19.

Bachelet colocó a Nicaragua a la par de otros países como Bielorrusia, Brasil, Burundi, Tanzania y Estados Unidos, los que también criticó por la falta de acción de sus autoridades en el contexto de la pandemia.

En Nicaragua, más de una docena de médicos fueron despedidos por denunciar la falta de medidas de prevención en las instalaciones de salud y de equipos de protección para el personal sanitario.

Aunque el régimen reconoce, a la fecha, el registro de 2,519 casos positivos de COVID-19, los médicos independientes consideran que existe un subregistro, tomando en cuenta que el Ministerio de Salud (Minsa) ni siquiera informa sobre la cantidad de pruebas que realizan.

covid Nicaragua
La Alta Comisionada, Michelle Bachelet, criticó el manejo que ha hecho el régimen de la pandemia. Foto: La Lupa/ O. Navarrete

La Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH) defendió el llamado de Bachelet, en su crítica contra la respuesta del régimen de Daniel Ortega a la pandemia de COVID-19 en Nicaragua.

La CPDH está apoyando al menos a ocho médicos de los que fueron despedidos del sistema de salud pública, quienes bajo asedio lograron interponer la demanda de reintegro en la Sala Laboral de los juzgados.

“Familiares de médicos fallecidos han sido amenazados por redes sociales y pintando sus casas, por activistas que apoyan al régimen de Daniel Ortega. Al igual que periodistas, por reportar el avance de la pandemia y la falta de acciones del gobierno que niega la realidad del coronavirus”, destacó la CPDH.

Limitan derechos

Por otro lado, la Alta Comisionada de Naciones Unidas, instó a todos los líderes mundiales a comprender la importancia vital de este momento y les exhortó a que tomen las medidas inmediatas para apoyar el trabajo de las instituciones multilaterales que luchan por ayudar a los países y las personas en esta crisis.

En los países más pobres del mundo –agregó- el alto número de muertes y daños médicos, así como la pérdida masiva de empleos, especialmente en la economía informal serán signos muy evidentes de lo que conlleva la pandemia.

“Interrupciones a la educación; aumento de los precios de los alimentos; y la profundización de la pobreza es probable que conduzca a decenas de millones de personas a la pobreza extrema, deshaciendo una década o más de ganancias de desarrollo”, señaló la Alta Comisionada.

No obstante, alertó que el COVID-19 también está siendo utilizado como herramienta para limitar los derechos de las personas.

“En todo el mundo, COVID-19 también está siendo instrumentalizado para limitar los derechos de las personas a hablar, expresar opiniones y participar en la toma de decisiones que afectan sus vidas”, añadió.

En la Federación de Rusia, China, Kosovo, Nicaragua y muchos otros países se han dado casos de “intimidación contra periodistas, blogueros y activistas cívicos, en particular a nivel local, con el objetivo aparente de desalentar críticas a las autoridades respuestas a COVID-19”, puntualizó Bachelet.

En Nicaragua, incluso la Policía ha detenido a personas por “el simple hecho de regalar kits de prevención contra la pandemia, aduciendo que hacen campaña contra el gobierno”, señaló la CPDH.

+ posts

La Lupa es un medio con perspectiva de género y derechos humanos que surgió en mayo de 2019.