Una mujer de 20 años y con siete meses de embarazo es la más reciente víctima de femicidio en Nicaragua, un país donde el repunte de casos es alarmante y ha obligado a los movimientos de mujeres declarar “alerta roja”.

La alerta roja es decir que nos están matando, que el Estado haga algo y que nos cuidemos entre sí”, señaló Martha Flores, de la organización Católicas por el Derecho a Decidir (CDD).

El asesinato de la joven embarazada ocurrió en la comunidad Ayapal, en el municipio de San José de Bocay de Jinotega, según versión preliminar en horas de la madrugada.

“Hay una alarmante situación de violencia y femicidios en el país (…) La violencia machista es cada vez peor, estamos ante un problema estructural y gravísimo que es parte de las múltiples crisis que estamos enfrentando”, denunció Maryce Mejía, enlace nacional de la Red de Mujeres contra la Violencia.

En medio del silencio de la madrugada, según información de vecinos, la joven gritó el nombre “Wilmer” a quien suplicó que no le hiciera nada porque estaba embarazada.

La joven fue encontrada en el interior de su vivienda con un pedazo de tela alrededor del cuello, con el que se presume pudieron asfixiarla.

A raíz de los últimos hechos de violencia,  que incluye el asesinato de dos niñas de 10 y 12 años en Mulukukú, la Red de Violencia contra las Mujeres se sumó a la iniciativa de decretar también “alerta roja”.

“La situación está cada vez peor, diario se dan estos casos de mujeres y niñas que están siendo agredidas y asesinadas en todo el territorio, no se respetan ni edades ni educación, nada”, se quejó Mejía.

Cinco casos este mes

Solo en septiembre, la organización Católicas por el Derecho a Decidir ha registrado cinco femicidios, pero en lo que va del año al menos 55 mujeres han sido asesinadas.

“Estamos en la mira del agresor, porque tienen la libertad de matar, porque este Estado no está haciendo nada para protegernos a las mujeres, estamos desprotegidas institucionalmente”, se quejó Flores.

Al menos 63 mujeres fueron asesinadas en 2019 en Nicaragua, según el reporte anual de Católicas por el Derecho a Decidir.

Brindar información

A pesar de contar con una Ley integral contra la violencia hacia las mujeres (Ley 779) la respuesta del Estado frente al incremento de los femicidios no ha sido beligerante, denuncian las representantes de estos movimientos.

Por el contrario, los movimientos que defienden los derechos de las mujeres en el país siguen denunciando que los asesinos siguen en libertad y en completa impunidad.

La alerta decretada es una forma de llamar la atención de la sociedad y del Estado frente a la cantidad de casos y la forma tan atroz con que los hombres están asesinando a las mujeres, dijo Mejía a La Lupa.

“La alerta roja es mostrar o decir que están matando a las mujeres,  no hay ninguna protección de parte del Estado y que se protejan las niñas y las mujeres”, señaló Mejía.

En adición a la alerta, en los territorios están brindando información y herramientas a las mujeres para que aprendan a cuidarse y tomen medidas de protección.

La activista feminista insiste que es necesario que los miembros de una comunidad brinden apoyo a las mujeres y que no vena la violencia como un “asunto de pareja o privado”.

“Esta alerta roja nos motiva a movernos y proteger a las mujeres de diferentes maneras”, puntualizó Mejía.

A inicios de esta semana, después del crimen de dos niñas en Mulukukú, el régimen propuso aplicar la pena de cadena perpetua contra aquellas personas que cometan “crímenes de odio”, pero las feministas descartan que el cambio sea para castigar a los que cometen violencia de género.

+ posts

La Lupa es un medio con perspectiva de género y derechos humanos que surgió en mayo de 2019.