Daniel Ortega ingresó a la lista de los 37 jefes de Estado considerados “depredadores de la libertad de prensa”, debido a la “asfixia económica y censura judicial” impuesta en Nicaragua a periodistas y medios de comunicación independientes, así lo dio a conocer este lunes 5 de julio, la organización Reporteros sin Fronteras (RSF).

“Desde finales de 2016, la prensa independiente nicaragüense vive una verdadera pesadilla, bajo una opresión constante del gobierno de Ortega y sus simpatizantes del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), quienes intentan silenciar a las voces críticas por todos los medios: amenazas, persecuciones, campañas de acoso y difamación, arrestos y encarcelamientos arbitrarios”, revela la publicación donde se describen las razones del por qué la inclusión de Ortega en la lista.

En la lista que tenía como última actualización en el año 2016 se incluye en total a 37 «tiranos» de todo el mundo porque usan «una represión masiva de la libertad de prensa».

Reporteros sin Fronteras indica que Ortega ha utilizado un «arsenal de censura» contra los que se le oponen y señala entre sus principales víctimas a la familia Chamorro y en especial a la periodista y precandidata presidencial Cristiana Chamorro, quien permanece en arresto domiciliar desde el pasado 2 de junio por una «investigación» por lavado de dinero en su contra.

“Las bestias negras del presidente Ortega son el editor de prensa Carlos Chamorro, fundador del diario digital informativo Confidencial, y su hermana Cristiana, cofundadora de la Fundación Violeta Chamorro, que defiende la libertad de prensa”, agregan.

RSF explica que otras de las razones consideradas fue la aprobación de la Ley de Agentes Extranjeros, la cual solo tiene la finalidad de cerca a los medios y organizaciones que reciben financiamiento externo.

“Ortega no se detiene ante nada para controlar la información. Ha instaurado un mezquino sistema de asfixia económica contra los medios independientes, con políticas discriminatorias para la publicidad oficial, la concesión de frecuencias de radio y televisión, restricciones a la importación de equipos y materiales periodísticos, o auditorías abusivas”, subrayan. 

A la par de Maduro y Diaz-Canel

Daniel Ortega se une a la lista donde se encuentran lideres autoritarios y represores de alto nivel como el príncipe heredero de Arabia Saudí, Mohamed bin Salman, y otros considerados democráticos, tal es el caso del presidente de Brasil, Jair Bolsonaro.

Además, Ortega comparte espacio con los dictadores de Cuba, Miguel Díaz-Canel y de Venezuela, Nicolás Maduro, este último ya era incluido en la lista de RSF desde el año 2013.

Según la información revelada Diaz-Canel ha seguido la línea de la familia Castro, en el poder desde 1959, él  “mantiene un control casi absoluto sobre la información. El Estado vigila de cerca las televisiones, radios y periódicos, mientras que la prensa privada sigue prohibida por la Constitución”.

Por su parte Nicolás Maduro “despoja de sus frecuencias de emisión a las radios y televisiones demasiado críticas, y coordina los cortes de internet, el bloqueo de las redes sociales y la confiscación de equipos”.

Todos esos jefes de Estado o gobiernos han impuesto una represión masiva “mediante maquinarias de censura, encarcelamiento arbitrario de periodistas o incitación a la violencia”.

Reporteros sin Fronteras ha elaborado un perfil donde se exponen cuáles son los objetivos de los ahora catalogados “depredadores de la libertad de prensa” para cada uno de los depredadores, se detallan los métodos utilizados y sus «objetivos predilectos».

+ posts

La Lupa es un medio con perspectiva de género y derechos humanos que surgió en mayo de 2019.