Desde la cárcel, un grupo de presos políticos hicieron pública una carta en la que denunciaron que las celdas están en condiciones de hacinamiento y hay una falta total de higiene.

“Siempre los baños están taqueados y siempre andamos caminando sobre el excremento, y debido a esto necesitamos una inspección a lo inmediato de los derechos humanos y la Cruz Roja Internacional”, relatan en la carta los reos.

Julio Montenegro, abogado de Defensores del Pueblo, relató que el manuscrito fue redactado únicamente por una persona en representación de un notable grupo de presos que están recluidos en al menos cuatro galerías del penal.

“Lo escribió uno (de los presos) por los temores que tienen, porque anteriormente me han manifestado que en situaciones de denuncia han sido ser reprendidos o los han cambiado de celdas a algunas más complicadas de hacinamiento a otras donde hay bastante limitaciones o cuestiones de insalubridad”, mencionó el abogado defensor de presos políticos de la dictadura.

A finales de marzo, la Alianza  Cívica por la Justicia y la Democracia (ACJD) alertó que el número de presos políticos, a esa fecha, era de 70, de los cuales 69 son hombres, entre ellos 2 son menores de edad y 1 mujer presa política.

Defensores del Pueblo, sin embargo, registra que al menos 73 personas son presos de la dictadura.

SITUACIÓN DE PELIGRO

En su misiva, los presos políticos denuncian que debido al “hacinamiento”, con el calor de estos últimos días, las personas con problemas de hipertensión y los diabéticos, están en peores condiciones.

“Estamos hablando de personas que están hacinadas de 22 a 25 (en una celda), eso nos puede dar la magnitud de las personas que están siendo afectadas, y en este sentido se ven afectados presos políticos y presos comunes”, detalló Montenegro.

En un último párrafo, los presos exponen que debido a las “condiciones infrahumanas” que atraviesan desde el 2018, las personas de la tercera edad están falleciendo en el penal.

El pasado nueve de abril, denuncian los reos, un anciano de 84 años murió por las condiciones de “hacinamiento” en las que se encuentran.

“Al señor le dieron tres infartos, pero es como se hubiera muerto un perro, ya que los custodios se quedaron callados, este ancianito vivía en Villa El Carmen y su familia no denuncia nada», reiteran porque una de sus hijas trabaja para el Estado.

Los internos del penal reiteraron que, “no tenemos medidas preventivas de higiene”, pues desde el servicio de agua potable se suspende de las ocho de la mañana y vuelven a reconectar por otro periodo entre una y cuatro de la tarde.

“Estamos pidiendo que a todos se les permita el excarcelamiento en vista de que hubo 1,700 presos comunes, por qué no pueden liberar presos políticos, sobre todo por los riesgos que se corren en esta denuncia (…) Ellos dicen que por las noches les pasan las cucarachas encima y hay una serie de situaciones que tienen que ser atendidas, de manera urgente”, puntualizó Montenegro.

Foto principal: Tomada de La Prensa

+ posts

La Lupa es un medio con perspectiva de género y derechos humanos que surgió en mayo de 2019.